Consiguen una tinta electrónica capaz de mostrar el mismo número de colores que una pantalla LCD

Investigadores de la Chalmers University of Technology han creado una nueva generación de tinta electrónica

38

Gizmodo-Andrew Liszewski

La tecnología de tinta electrónica de compañías como E Ink, ya es capaz de mostrar imágenes a color a la vez que consigue minimizar su consumo energético. La pega de todo esto es que no muestra colores tan vibrantes como las tecnologías LCD u OLED, pero unos investigadores suecos pronto podrían cambiar esto gracias a un nuevo tipo de pantalla reflectante.

Durante el año pasado, hemos visto aparecer numerosos lectores electrónicos y dispositivos que utilizan tinta electrónica a color. Al igual que ocurre con el Kindle de Amazon o cualquier otro e-reader, estos dispositivos muestran textos e imágenes como si estuviesen impresos en papel, solo que ahora también lo hacen en color, aunque su calidad en este caso palidece en comparación con las pantallas LCD y OLED. Incluso una pantalla LCD de una tablet o de un smartphone barato es capaz de reproducir más de 16 millones de colores diferentes, mientras que las pantallas Kaleido de E Ink tan solo pueden mostrar 4096 colores, así que, como resultado, las imágenes tienden a verse desaturadas en este tipo de dispositivos a color.

La tinta electrónica que han desarrollado contiene oro, plata y plásticos PET. La capa que produce los colores tiene menos de un micrómetro de espesor.
La tinta electrónica que han desarrollado contiene oro, plata y plásticos PET. La capa que produce los colores tiene menos de un micrómetro de espesor.

E Ink continúa mejorando su tecnología Kaleido de tinta electrónica, pero los investigadores de la Chalmers University of Technology en Suecia parecen haber avanzado mucho más que la tecnología a color que se encuentra actualmente disponible. En 2016, estos investigadores crearon un material de menos de un micrómetro de espesor que era tan flexible como el papel y capaz de reproducir tantos colores como una pantalla LCD. Pero a diferencia de las pantallas LCD, el material no estaba iluminado, sino que reflejaba la luz ambiental de la misma forma en que lo hacen las pantallas de los e-readers. No solo tiene la apariencia del papel (que puede ser más cómoda para la vista), sino que sus creadores también descubrieron que este material podría usarse como pantalla y además requeriría aproximadamente una décima parte de la cantidad de energía que necesita un dispositivo como el Kindle de Amazon.

Casi cinco años después, en un nuevo estudio publicado en la revista Nano Letters, los investigadores detallan cómo han sido capaces de mejorar este material con un cambio relativamente simple: colocando su estructura al revés. El material está compuesto por múltiples capas, incluido un “material poroso y con nanoestructuras, que contiene trióxido de tungsteno, oro y platino” capaz de producir diferentes colores a medida que refleja la luz, y una capa que le añade conductividad eléctrica para que, al igual que una pantalla LCD, los colores puedan cambiar continuamente. Anteriormente, la capa conductora se colocaba sobre la nanoestructura a color, pero ahora se ha reubicado para colocarla debajo de ella, mejorando la precisión y fidelidad de los colores tal como los percibe el ojo humano.

Los investigadores admiten que existen algunos desafíos para producir esta tecnología en masa. Los ingredientes de las pantallas de E Ink no son demasiado caros, lo que significa que puedes hacerte con un e-reader a color por unos pocos cientos de euros. Pero teniendo que utilizar ingredientes como el oro o el platino, la fabricación a gran escala de estos dispositivos podría ser demasiado costosa como para que la gente esté interesada en adquirirlos por su alto coste. Si los investigadores consiguen encontrar un material más barato que pueda sustituirlos, será un éxito seguro.