Luego de que el Plan Nacional de Banda Ancha en Irlanda fuera calificado como un mal negocio, debido a que se dijo que el operador privado sólo invertiría 200 millones de euros, frente a los 3 mil millones de la inversión estatal, el ministro de Comunicaciones, Richard Bruton, rectificó que en realidad el costo de la firma de inversión privada Granahan McCourt, que lidera el consorcio que debe asumir el contrato de banda ancha, será de 2 mil 400 millones de euros.

En días pasados, se había dicho que el monto dispuesto por el operador equivaldría a la quinceava parte de la del Estado y, además, el consorcio ―y no el contribuyente― sería el propietario activo al cabo de 25 años.

Al respecto, el Ministro de Finanzas, Pascual Donohoe, afirmó que era “la mejor opción” para ofrecer cobertura total y protegerse del riesgo. Incluso llamó a la oposición a proponer alguna alternativa.

Por su parte, el Ministro de Agricultura, Michael Creed, la semana pasada refirió que la compañía sólo aportaba 200 millones de euros para igualar la inversión estatal de 3 mil millones.

Sin embargo, de acuerdo con el medio local Breaking News, Richard Bruton aclaró que la compañía “tiene una responsabilidad en virtud de este contrato por 2 mil 400 millones de euros del costo total del proyecto”.

Agregó que “parte de la contribución del Estado es una contingencia, por lo que no se puede solicitar”.

La razón por la que Bruton no informó cuáles datos eran los correctos es que se trata de información de sensibilidad comercial, debido a que los papeles todavía no se han firmado.

1 COMMENT

Comments are closed.