Convergencia y populismo digital

140

Reforma Jorge Fernando Negrete P.

Lo opuesto perverso al razonamiento lógico es el pensamiento emocional. El triunfo de la persuasión sobre la racionalidad, la síntesis perversa que nulifica todo. Los extremos, el recurso de la argumentación catastrófica y simplista. El uso de la amenaza metafórica y la búsqueda de la culpa de alguien sobre nuestras incapacidades. En política, la mayoría de los analistas coinciden en que estamos en una época del triunfo del discurso incendiario que domina la racionalidad y el sentido común. Un discurso intolerante que apela a las afirmaciones sin evidencia. La conquista de la fe pública sobre la demostración empírica.

Eso ha sucedido con el sector de las telecomunicaciones. Desde hace 15 años, un conjunto estratégico de voces, al menor indicio de que exista competencia convergente en este sector, dispersan estridentemente un mensaje: no debe existir convergencia.

El expresidente Fox expidió un Acuerdo de Convergencia que permitía que todos los operadores de cable pudieran ofrecer Internet y servicios de telecomunicaciones, menos Telmex. Felipe Calderón señalaba que promovería las 3 C: competencia, cobertura y convergencia, pero tuvo 3 secretarios de Comunicaciones y Transportes, 4 subsecretarios de Comunicaciones, acompañado de escándalos y falta de política pública.

Peña Nieto promovió la más grande reforma al sector en años y consideró los servicios de telecomunicaciones como convergentes, creó la figura de la preponderancia y restringió, de nuevo, la prestación de la TV a América Móvil (Telcel y Telmex). La reforma constitucional permite que, mientras existan agentes económicos preponderantes, otras empresas del sector pueden fusionarse sin autorización del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

La realidad es que a 8 años de distancia, decenas de operadores de cable han sido comprados, quedan prácticamente 3 grandes operadores consolidados y la televisión por cable, desde que entró en vigor la reforma, ha incrementado sus precios de forma consistente año con año, incluso con una enorme insolencia e impunidad. Mientras que los precios de los servicios de telecomunicaciones fijo y móvil son de los más bajos en América Latina, la TV de paga tiene los precios más altos de la región.

La reforma de telecomunicaciones permitió la consolidación de todos los operadores de TV de paga, pero ha dejado en estado de indefensión y abandono a los consumidores, sin poder elegir proveedor local de servicios, sin competencia y sin convergencia.

Tú y todos los ciudadanos deberían tener la posibilidad de tener en un solo recibo cable, teléfono e Internet, pero también voz e Internet móvil, lo que se conoce como quíntuple play. Tú deberías tener la posibilidad de escoger a tu proveedor de servicios de telecomunicaciones en servicios convergentes y paquetear sus contenidos. Deberías de tener el derecho de pagar menos por todos estos servicios. Tú tienes el derecho de seleccionar qué contenidos quieres ver y a tu proveedor.

Se ha sostenido que la competencia económica es la causa para restringir la competencia convergente. Pues bien, sostengo que una decisión regulatoria en materia de competencia es temporal, sobre todo después de 15 años, de lo contrario afecta derechos humanos. Sí, derechos humanos.

La TV ofrece una oferta enorme de información, contenidos y, con ello, pluralidad informativa, libertad de prensa, acceso a la información y derecho de acceso a la cultura. Promueve la opinión informada. La falta de acceso a ella, o la inhibición del acceso a estos servicios, es una violación flagrante a tus derechos. Junto a tus derechos fundamentales se está violando tu derecho a servicios convergentes y que accedas a mejores precios.

El derecho de la competencia y la preponderancia juegan a las vencidas con los derechos humanos. Hoy impiden empíricamente el pleno ejercicio del derecho fundamental a la información y a la asequibilidad de servicios, tornándose en la herramienta más reciente de la política pública: el populismo digital.

Presidente de Digital Policy &Law

Twitter: @fernegretep