#COP26 | Ericsson explica el impacto positivo de 5G para que Europa logre sus objetivos climáticos

413

El uso de la tecnología 5G en cuatro sectores de altas emisiones (energía, transporte, fabricación y construcción) podría generar ahorros anuales que equivalen a retirar uno de cada siete automóviles de las carreteras de la Unión Europea (UE). Esto da cuenta de la necesidad de un despliegue acelerado de la quinta generación, para cumplir con los ambiciosos objetivos europeos para 2030 en camino hacia la descarbonización.

Así lo asegura un nuevo pronóstico realizado por Ericsson. El análisis predice que la tecnología 5G aplicada en los cuatro sectores podría generar ahorros de emisiones de 55-170MtCO2e por año.

El estudio informa que al menos 40 por ciento de las soluciones de reducción de carbono de la UE, hasta 2030, dependerán de la conectividad móvil y fija.

Estas soluciones, como el desarrollo de generadores de energía renovable, podrían reducir las emisiones de la UE en 550 millones de toneladas de dióxido de carbono, que es casi la mitad de las emisiones generadas por todo el sector de suministro de energía de la UE en 2017, y 15 por ciento de las emisiones anuales totales de la UE en ese mismo año.

A pesar de los buenos resultados, para Ericsson es preocupante el panorama 5G de Europa. En 2027, a tres años de que las emisiones globales tengan que reducirse a la mitad para mantener el rumbo de limitar el calentamiento global a 1.5 ºC, se estima que el continente tendrá una cobertura de población del 80 por ciento, cuando América del Norte o el noroeste de Asia gozarán de una cobertura de más del 95 por ciento.

De acuerdo con el proveedor, en la 5G Smart Factory de Ericsson, en Lewisville, Estados Unidos, se comprobó lo que se puede lograr en el ahorro de emisiones a través de un enfoque de conectividad de próxima generación basado en la sostenibilidad.

Te recomendamos: Ericsson cree que Europa está en peligro de quedarse atrás en 5G por problemas estructurales

La fábrica fue diseñada para utilizar un 24 por ciento menos de energía y un 75 por ciento menos de uso de agua en interiores, evitando el 97 por ciento de las emisiones de carbono operativas, que los edificios comparables.

“La UE y el Reino Unido han establecido objetivos ambiciosos para reducir las emisiones de carbono (…) Es difícil ver cómo se cumplirán estos objetivos a menos que el despliegue de la infraestructura digital en toda Europa se acelere para igualar el de otros países y regiones líderes en el mundo desarrollado”, sostuvo Börje Ekholm, presidente y director Ejecutivo de Ericsson.