Después de que el primero de enero, la ciudad de Moscú arrancara el sistema de videovigilancia urbano con reconocimiento facial, un tribunal de la ciudad dictaminó que el sistema no viola la privacidad de sus ciudadanos. 

Según Reuters, la abogada y activista Alena Popova, y el político opositor Vladimir Milov del partido Solidarnost, presentaron una alegación contra el uso del programa de reconocimiento facial en eventos masivos como protestas, mismo que es gestionado por el Departamento de Tecnología de Moscú (DIT).

El DIT adquirió la empresa Ntechlab, encargada de tecnología de detección de rostros en video, misma que cuenta con dos fases: la detección de rostros y el reconocimiento directo, en el que se cotejan las imágenes con una base de datos. Actualmente, el software de reconocimiento facial cuenta con más de 105 mil cámaras de vigilancia equipadas con la tecnología.

De acuerdo al DIT, la videovigilancia en áreas concurridas se emplea para “garantizar la seguridad”, y asegura que las imágenes de video se eliminan dentro de los cinco días posteriores a un incidente, a menos que se haga una solicitud del público o de la policía.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here