Costa Rica | 5G ayudaría a reducir brecha digital en zonas rurales

156

La República Johnny Castro

Unos 77 millones de habitantes en 24 países de América Latina, incluyendo Costa Rica, no cuentan con conectividad a Internet bajo estándares mínimos de calidad, de acuerdo con un reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Mientras el porcentaje de población con opciones de conectividad en áreas urbanas es del 71%, en zonas rurales cae al 37%, realidad que no escapa de Costa Rica de acuerdo con el Estado de la Educación, donde un 29% de los estudiantes se conecta a Internet mediante un celular, mientras que un 3% en la Gran Área Metropolitana no tiene acceso.

Este indicador se dispara a casi el 50% en las zonas rurales del país donde la mitad de los niños y jóvenes solo tiene conexión móvil a Internet y cerca de un 10% carece de acceso, de acuerdo con Isabel Román, encargada del Estado de la Educación.

Por otro lado, un 81% de la población en zonas indígenas de Costa Rica no cuenta con un dispositivo electrónico, ni conectividad a Internet, reveló la Defensoría de los Habitantes.

Esta situación ha sido denunciada en forma reiterada por Catalina Crespo, Defensora de los Habitantes, quién critica al Gobierno por su lentitud en resolver los problemas de conectividad que afectan el desarrollo del país y las oportunidades de trabajo y educación en tiempos de pandemia por Covid-19.

Frente a este escenario, la tecnología móvil 5G y una mayor presencia de redes de fibra óptica puede ser una gran oportunidad para conectar a las comunidades rurales, mediante el Acceso Fijo Móvil (FWA, por sus siglas en inglés), alternativa existente que, además, con el uso de 4G LTE puede brindar una experiencia de banda ancha, con algunas limitaciones por cantidad de usuarios.

Las capacidades mejoradas en 5G, tecnología que llegaría a Costa Rica en 2023 si el Gobierno inicia el próximo año las subastas de espectro necesarias para su implementación, ayudarían a conectar la última milla y competir con tecnologías cableadas a un costo de despliegue muy inferior, especialmente en regiones poco pobladas y alejadas.

“Brindar oportunidades y una mejor calidad de vida en esas comunidades puede ayudar a disminuir la migración de jóvenes hacia centros urbanos en busca de opciones de educación y laborales, y mejorar las condiciones económicas, sociales y culturales para familias y población en general, favoreciendo el desarrollo de dichas localidades”, expresó José Otero, Vicepresidente para América Latina y el Caribe de 5G Americas.