Costa Rica | Así participan los ingenieros de Intel en la creación de chips para ‘gamers’ y computadoras de alto poder

107

El Financiero Carlos Cordero Pérez

Intel anunció en octubre pasado el lanzamiento de la familia de procesadores CoreTM de 12° generación, incluido el i9-12900K, calificado como el mejor procesador del mundo para gaming. “El i9 es nuestro producto insignia”, dijo Gregory Bryant, vicepresidente ejecutivo de Intel y director general del grupo de computación para clientes en el Intel Innovation, el evento donde la firma realizó la presentación en Santa Clara, California.

En el diseño de ese procesador i9 y de otros de esta familia (del i3 a i8) participaron los equipos de ingeniería y desarrollo de Intel Costa Rica, que tuvieron el desafío de realizar la misión durantel la pandemia y con nuevas tecnologías para equipos de alto poder de computación y rendimiento. “El capital humano ha seguido demostrando su capacidad”, destacó Timothy Scott, director de asuntos gubernamentales de Intel Costa Rica.

El equipo de ingeniería es liderado por Marcela Villalobos. Ella empezó a trabajar hace casi 20 años en la compañía cuando era estudiante de computación del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC). Entre 2008 y 2009 estudió una maestría en la Universidad de Salamanca, España, y actualmente está optando por un doctorado en negocios internacionales en el mismo TEC.

Su equipo se formó hace casi siete años con 20 personas y creció a 130, incluyendo ingenieros eléctricos, termomecánicos, químicos, de software, de computadores y project managers, pues deben abarcar una diversidad de áreas: desde cómo se enfría un chip hasta cómo se le da la potencia y cómo se conecta a Internet.

“Es un equipo chivísima”, dice Marcela Villalobos. “Tenemos un 10% que son todavía estudiantes, eso nos encanta, y que los acabamos de contratar, que no han ido a la oficina, que no hemos visto en persona. Y también mayores de 45 años. Trabajan desde Limón, Grecia y San Ramón. Queremos más y queremos más mujeres”.

El grupo de desarrollo lo lidera Ronny Ramírez, quien proviene de Ciudad Quesada, San Carlos, y cuenta con una ingeniería en electrónica y una maestría en gestión de proyectos también del TEC. Lleva 16 años en la compañía.

Aquí participan ingenieros eléctricos, electrónicos y de software, con edades entre 24 y 42 años, muchos de los cuales empezaron a los 22 años de edad cuando todavía eran estudiantes. Por la pandemia trabajaron desde sus hogares desde Guanacaste, Limón, Pérez Zeledón y San Carlos, entre otros. Otros ingresaron a la empresa en el 2020. “Todavía no conocen la planta en Belén”, dijo Ramírez.

La participación en el diseño de procesadores muestra la evolución hacia procesos de mayor valor agregado, como ha destacado en sus estudios Ricardo Monge, presidente de la Academia de Centroamérica. Intel Costa Rica ya cuenta con 3.075 personas (mantiene vacantes en diferentes posiciones tecnológicas) y abarca desde las áreas de investigación y desarrollo, servicios a nivel corporativo y la fabricación.