El Tiempo

Para muchas empresas, tener una oficina propia puede ser todo un lujo. Altos costos por metro cuadrado, así como pago de servicios y gastos extras en redes seguras, infraestructura tecnológica y espacios de ocio son algunos de los factores a tener en cuenta si se busca abrir una oficina.

Además, la ubicación de estos centros de trabajo es otra de las dificultades que se presentan, porque no es lo mismo una oficina en el centro empresarial de la ciudad, que a las afueras; los costos cambian considerablemente.

Y esta situación se agrava en el momento de crisis que vive el país y en el gran número de personas que están trabajando desde sus casas. De acuerdo con la más reciente Encuesta de Diagnóstico Inmobiliario realizada en junio por Fedelonjas, el 38,4 por ciento de los contratos de arrendamientos de oficinas tradicionales en el último mes no presentaron pago.

Además, la federación proyecta que la demanda de arrendamiento de oficinas tradicionales se reduciría hasta en un 35 por ciento en lo que resta del 2020 y del 2021.
Y ahí es donde aparecen los espacios de coworking para tratar de ayudar tanto a pequeñas, medianas e incluso a grandes empresas a tener un espacio de trabajo para regresar a operar.

Definir el coworking se puede hacer de una forma sencilla. En pocas palabras, es un espacio compartido por distintas empresas y distintos usuarios que no son de la misma empresa, donde uno puede encontrar compañías de todos los sectores y de todos los tamaños conviviendo en un mismo lugar.

Y donde hay un operador que cumple la función de proveedor del espacio que se encarga de resolver todos los problemas de la oficina. Así mismo, las empresas como CoWork Latam o Tinkko le ofrecen a las compañías vínculos acercamiento con el ecosistema de emprendimiento e innovación.

Según explica Matias Marmissolle, Director en Colombia de Cowork Latam,Colombia era un mercado con muchas oportunidades en la industria flexible.

“Estamos convencidos de que la industria flexible, se va a fortalecer. Y esperamos que crezca a una tasa mucho mayor, que crezca más rápido de lo que venía creciendo”.

Además, Marmissolle en enfático en que el coworking puede ayudar a las empresas a la hora de regresar a trabajar de forma presencial. “Nosotros hablamos de un 25 por ciento de ahorro, además, desde el punto de vista contractual la nuestra, nuestro sector, le da a las compañías esa flexibilidad de la que las empresas van a buscar”, afirma.

Por su parte, Diego Velez, socio fundador de Tinkko, un operador de coworking que tiene presencia en Medellín y Bogotá, señala que “Lo que nosotros estábamos esperando ver venir en, digamos, alrededor de tres, cuatro o cinco años, la pandemia lo aceleró y ahora, en este caso tenemos un resurgimiento muy rápido o más rápido en Bogotá. La mayoría de las multinacionales están allí y ya están en operación en las diferentes partes del mundo”.

Vélez señala que pequeñas y medianas empresas están tocando puertas en el coworking “la pequeña empresa en los sondeos que tenemos nosotros están esperando los dictámenes del Gobierno para que puedan sentirse que ya están habilitados al 100 por ciento y poder volver a operar.

En ese sentido, Marmissolle de CoWork concuerda con Vélez en que estos espacios de coworking son muy importantes para las empresas que están iniciando, “pueden llegar a un lugar y encontrar en el mismo lugar a su abogado, su asesor legal, así como encontrar a una empresa que le provea todo”, señala.

“Entonces es un único un lugar donde puede encontrar de todo”, añade Marmissolle.
Algo en que tanto Vélez y Marmissolle concuerdan es que dentro de los coworking se pueden hacer relaciones personales muy valiosas que promuevan la innovación, clave en el proceso de reactivación.

“Hemos tenido experiencias increíbles donde hemos visto compañías que nacen y se reunieron en el ambiente de co-creación. Y de esa manera hemos visto compañías que han desarrollado ideas increíbles en el mundo digital, en el mundo de los negocios”, dice Vélez.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here