La pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto las sorprendentes desigualdades en el acceso a Internet y la asequibilidad en todo el mundo. La Alianza para Internet Asequible (A4AI) y la Web Foundation recomiendan que los gobiernos, las empresas y la sociedad civil tomen medidas urgentes para poner en línea a la mayor cantidad de personas posible durante esta emergencia global.

En entrevista con DPL News, Sonia Jorge, directora Ejecutiva de A4AI, y Yacine Khelladi, coordinador de América Latina y el Caribe para A4AI, afirmaron que nunca antes había sido tan importante la necesidad de cerrar la brecha digital global, ya que la conectividad se ha convertido en una línea de vida.

Para Sonia Jorge, la velocidad con la que se han implementado las iniciativas es un factor a destacar en comparación al tiempo que toma normalmente poner en marcha acciones de este tipo.

“Me parece muy interesante que en un momento de crisis todas estas posibilidades han sido puestas en acción, y me parece que también tenemos que determinar la brecha digital y la brecha digital de género como una crisis, sino ni los gobiernos ni el sector privado actúan tan rápido”, destaca.

Para la directiva, esta crisis ha demostrado que es posible hacer cambios para favorecer la conectividad, porque ya se están haciendo a nivel mundial. Señala que abrir el Wi-Fi público, como se ha hecho en algunos países, es una forma de ofrecer un acceso asequible principalmente para las personas que no están conectadas. Las medidas son temporales, pero se recomienda extenderlas para poder mantener la conectividad de personas que de otra forma no pueden acceder al servicio.

Asimismo, explica que a pesar de que el papel del gobierno es sumamente relevante durante estas crisis, es importante que todos los actores en el sector, en toda la economía y sociedad, tengan una buena noción de su responsabilidad y su rol porque en el sector de desarrollo digital, el sector TIC, se necesita que el gobierno trabaje con el sector privado, y con la sociedad civil.

“Los gobiernos pueden implementar programas de solidaridad, pero su eficacia es muy dependiente de la colaboración en los proyectos con operadores”, afirma.

Para Sonia Jorge, los gobiernos deberían facilitar y motivar que se mantenga el servicio durante esta pandemia. Agrega que poner a disposición espectro, eliminar el consumo de datos de páginas y aplicaciones de salud y educación, y suprimir impuestos, son las algunas de las medidas para facilitar el acceso a servicios de telecomunicaciones durante la crisis por Covid-19.

Recomendado: Más de 2 mil chilenos solicitan mantener conectividad durante contingencia por Covid-19

Derecho básico

“Esta crisis ha desnudado la realidad y la importancia del acceso asequible para todos y todas”, dice Yacine Khelladi.

“Muchos gobiernos han dicho que se queden en casa y que se haga teleducación y teletrabajo, pero se comienza a ver que el 40 ó 50 por ciento de los hogares no tiene la conectividad suficiente para que toda la familia pueda estudiar, trabajar y acceder a información crítica de salud o seguridad, o participar en la vida social de manera virtual”, explica el coordinador.

Señala que durante esta crisis se ha visto que el hecho de que un hogar tenga un dispositivo móvil con un acceso a datos limitado no es suficiente para que se considere un hogar conectado, porque con ello no se logran realizar todas las actividades en línea que ahora son necesarias.

El coordinador advierte que “en Guatemala nos damos cuenta que sólo 3 ó 4 por ciento de los hogares tienen realmente conectividad fija y con datos ilimitados en las casas. Con lo cual, las escuelas públicas no tienen cómo hacer teleducación”.

Yacine hace hincapié en que mantenerse comunicado en aislamiento y en esta situación de crisis debería ser garantizado por el Estado; y que el servicio, sea privado o público, debe ser un derecho, como el derecho al agua, a la salud, a la seguridad.

“Tener comunicación ahora es un derecho básico. El rol del gobierno es asegurar que los ciudadanos sigan conectados, porque debe ser un derecho. Se ha demostrado que es un cordón umbilical con la vida. Los que están desconectados es condenarlos”, enfatiza.

Entre las recomendaciones de A4AI se encuentra el expandir el acceso y facilitar más compartición de infraestructura. “Es importante que, debido al aumento del uso de la carga de las redes, los operadores puedan más fácilmente repartirse la carga y expandir el acceso también ahí y usar lo que ya existe para expandir las posibilidades de acceso”, apunta el coordinador.

Recomendado: Mintel propone reinvertir recursos de operadores para reducir brecha digital en Ecuador

Sin embargo, indica que la asequibilidad es otro tema a abordar. “No basta con tener acceso y con tener el equipo, también se tiene que poder pagar”.

En ese sentido, la brecha de género también se hace más evidente, ya que si tienen ingresos menores será aún más difícil que tengan la posibilidad de pagar por su servicio de Internet.

Brecha digital de género

“No sólo es el acceso, es también el acceso asequible y éste debe ser suficiente para  acceder a la información que la gente, y principalmente las mujeres, necesitan; no sólo información general. Por eso las colaboraciones son tan importantes”, destaca Sonia Jorge. 

La directora Ejecutiva de A4AI explica que va mucho más allá de proporcionar zero rating de páginas web e información de los servicios públicos. “El gobierno tiene la responsabilidad de poner la información que es importante, fiable y correcta, en todas estas páginas que la gente sí puede tener acceso”.

Sonia subrayó la importancia de mencionar estos temas en el contexto de la crisis, porque siempre se habla del acceso en los hogares. Pero principalmente si son hogares tradicionales familiares, señala que las mujeres son las últimas en tener acceso al dispositivo que sea. “Que la familia tenga acceso no es garantía de que las niñas y mujeres lo tienen”.

“Hay que pensar el acceso y la asequibilidad de una forma individual también, no sólo a nivel familiar, principalmente cuando se está viendo a un país que a nivel de sociedad las diferencias con los hombres pueden ser tan amplias y no todas las personas de los hogares pueden interactuar con la tecnología, con la información, etc.”, explica.

“Desde mi perspectiva, esta es la forma en que este problema se esconde en América Latina. Se dice que las mujeres tienen acceso, pero son las mujeres de la élite de la región, porque los números muestran que no son todas”.

Para lograr el cierre de esta brecha, Sonia Jorge afirma que el trabajo colaborativo es crítico, para que todo pase de la mejor forma para los usuarios. “Aquí el objetivo siempre es el público, la política pública se tiene que pensar para el interés público, para beneficiar a los usuarios, a todos los grupos de la población en general. Debemos de tener una visión diferente de cómo pensar en acciones de política dentro del sector”, concluyó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here