¿Cuáles son los retos de leer en formato digital? La OCDE responde

Los lectores digitales tienen nuevos retos que quizá aquellos que leen en formato papel no tienen.

626

El hábito de la lectura en formato digital trae consigo diversos retos para quienes tienen acceso a este formato de información, reveló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en su estudio Lectores del Siglo XXI.

Incluso, el estudio advierte que los estudiantes que dijeron tener el hábito de leer libros con más frecuencia en papel que en formato digital se desempeñan mejor en la lectura y pasan más tiempo en dicha actividad.

La OCDE señala que el hecho de que cada vez existan más internautas alrededor del mundo significa que no únicamente cambia de manera constante la forma en que las personas se relacionan, sino también la interacción que tienen con información y textos.

Y este es precisamente uno de los nuevos retos que tiene la lectura en la actualidad, pues es fundamental que los internautas sean más cuidadosos con los textos que eligen.

“Las personas ahora acceden más a la información a través de dispositivos digitales cuando antes lo hacían en forma impresa. El auge de la tecnología digital significa que las personas deben ser más selectivas en lo que leen debido a la gran cantidad de información disponible con sólo hacer clic en un botón”, explica el estudio.

La OCDE señala que, en comparación con los estudiantes que rara vez o nunca leen libros, los lectores de libros digitales en los países que conforman dicha Organización leen por placer alrededor de tres horas a la semana, mientras que los lectores de libros impresos lo hacen por cuatro horas, y aquellos que equilibran ambos formatos más de cinco horas a la semana.

Recomendamos: Transhumanismo: la tecnología nos puede convertir en superhumanos

Sin embargo, los estudiantes y niños desfavorecidos que tienen acceso limitado a Internet y dispositivos, generalmente tienen un rendimiento de lectura más bajo, ya que perciben una lectura menos estimulante.

El estudio revela que la relación entre el rendimiento en lectura y el tiempo dedicado al uso de dispositivos digitales para el trabajo escolar fue negativa en 36 países, como los de América Latina, después de tener en cuenta la situación socioeconómica de los estudiantes y las escuelas. Sin embargo, esta relación fue positiva en Australia, Dinamarca, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

El informe advierte que la lectura está cada vez más integrada en una cultura digital y basada en pantallas donde el ritmo de la actividad es más rápido. Señala que las noticias son en tiempo real las 24 horas del día, los siete días de la semana a través de las redes sociales.

“Las reacciones de los medios se propagaron por todo el mundo en cuestión de segundos. Al mismo tiempo, la desinformación y las fake news ponen en peligro democracias que funcionan mal cuando los ciudadanos no están bien informados o, peor aún, están engañados”, advierte la OCDE.

Otro de los retos que advierte la OCDE en el hábito de lectura actual es que los estudiantes necesitan cada vez más desarrollar habilidades metacognitivas y adquirir conocimientos de estrategias de lectura efectivas para navegar por Internet.

Explica que los estudiantes deben poder identificar los riesgos en línea, como los correos electrónicos de phishing, además que al mismo tiempo deben aprender a distinguir entre hechos y opiniones al leer un texto en Internet.

“Cada vez más, la lectura requiere evaluar la calidad y validez de diferentes fuentes, navegando a través de la ambigüedad, distinguir entre hechos y opiniones, y construir conocimiento”, advierte la OCDE.