¿Cuánto ahorraría el sector salud si implementa la telemedicina más allá de la pandemia?

Durante 2020, un año de confinamiento social por la propagación de la Covid-19, las teleconsultas crecieron 24.3% a nivel global.

218

Un nuevo informe de Juniper Research proyecta que la industria mundial de la salud podría ahorrar hasta 21 mil millones de dólares hacia 2025 si integra la telemedicina de manera amplia.

Hoy en día la adopción tecnológica en este sector genera ahorros por 11 mil millones, mientras que dentro de cuatro años el ahorro será 10 mil millones mayor, lo cual conlleva una tasa de crecimiento de 80 por ciento.

De acuerdo con el estudio, las teleconsultas serán el principal servicio que permitirá a la industria lograr la optimización de costos y beneficios para las personas, ya que el servicio de salud de manera remota permite a los pacientes y médicos interactuar más allá de las distancias, sobre todo durante la pandemia por la Covid-19.

En 2020, un año marcado por el confinamiento ante la contingencia sanitaria, las teleconsultas aumentaron 24.3 por ciento al pasar de 280 millones registradas en 2019 a 348 millones durante el año pasado.

Si esta tendencia permanece y sigue en aumento, no sólo la industria percibirá beneficios económicos, sino que también se prevén ventajas para la población. Por ejemplo, la telemedicina ha servido para brindar servicios de salud básicos y especializados a zonas alejadas.

También lee: Uso de telesalud se triplicó en EE. UU. derivado de la pandemia

No obstante, Juniper Research advierte que la telemedicina se desarrolla de manera desigual en diferentes regiones del mundo, ya que depende del nivel de infraestructura y conectividad existente en los países y el acceso a los equipos necesarios.

Con las condiciones actuales en los anteriores factores, gran parte de los ahorros que aportará la telemedicina en el sector salud (80%) se concentrará en América del Norte y Europa.

Por ello, la firma de investigación recomendó que los organismos reguladores de la salud brinden un entorno regulatorio adecuado para fomentar el desarrollo de la telemedicina y las inversiones en tecnologías emergentes, y eliminen cualquier barrera de entrada para los proveedores más pequeños de atención médica.