Hawaii, Massachusetts, Minnesota y Nevada se unieron a la queja en contra de la adquisición de Sprint Corp por parte de T-Mobile US, la cual será presentada esta semana, informó Beau Buffier, jefe de la oficina antimonopolio de la oficina del fiscal general de Nueva York.

Los cuatro estados se unen a 10 procuradores generales estatales, con Nueva York y California encabezando la queja en la que está incluido el Distrito de Columbia. Ambas partes acordaron que el 7 de octubre dé inicio un juicio con una duración de dos a tres semanas aproximadamente.

El 11 de junio se presentó la demanda con el objetivo de detener la compra, argumentando que el acuerdo costaría a los suscriptores más de 4.5 mil millones de dólares anuales, además de tener el potencial de causar daños en violación a las leyes antimonopolio.

La noticia provocó que la semana pasada, Sprint cayera un 5.9 por ciento, mientras que T-Mobile cayó un 2.3 por ciento.

En un comunicado, la fiscal general de Massachusetts, Maura Healey, aseguró que “la fusión le daría a la nueva compañía el poder de aumentar los precios, reducir la competencia para los clientes, reducir la calidad y costarles el empleo a miles de trabajadores minoristas”.

De completarse la adquisición, el número de proveedores de servicios inalámbricos estadounidense se reduciría a tres, con Verizon y AT&T liderando el mercado.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) aseguró estar preparada para aprobar la transacción, esperando que el Departamento de Justicia tenga una evaluación pronto.

Víctor Marrero, juez de distrito, señaló que el caso podría verse afectado si el Departamento de Justicia, que no tiene una participación en la demanda, decide intervenir. “Es probable que afecte lo que está sobre la mesa”, mencionó.

George Cary, representante de T-Mobile, comentó con el juez que la transacción beneficiaría a la competencia, pues “se están tomando dos empresas pequeñas, juntando recursos complementarios”.

Cary señaló que no consideran que la intervención del Departamento de Justicia “afecte la naturaleza competitiva de este acuerdo”. El presidente de la FCC, Ajit Pai, criticó la demanda y la llamó “equivocada” porque perjudicará el acceso inalámbrico 5G, y aseguró que “los funcionarios gubernamentales que intentan bloquear la transacción buscan evitar que los neoyorquinos y estadounidenses de áreas rurales tengan acceso a la banda ancha móvil rápida”.

El presidente añadió que Sprint no será capaz de construir una red 5G solo. “Si se aprueba la transacción T-Mobile – Sprint, se tendrá la capacidad para hacer precisamente eso”, dijo.T-Mobile y Sprint luchan por la aprobación del Departamento antimonopolio vendiendo activos a Dish Network Corp, con el objetivo de permitir que éste se convierta en un nuevo competidor inalámbrico. Charlie Ergen, cofundador de Dish trabaja para asegurar un acuerdo por seis mil millones de dólares y asegurar la aprobación regulatoria de su fusión, informó The New York Post.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here