Cuba | Videojuegos hechos en la Isla: la partida apenas ha comenzado

115

Granma Susana Antón Rodriguez

Cuba trabaja para impulsar la industria de videojuegos, analizando cómo funciona, identificando roles profesionales ausentes en el país. El doctor en Ciencias Hassán Lombera Rodríguez, director del Centro de Tecnologías Interactivas de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), explicó a Granma que se desarrolla actualmente la plataforma para videojuegos multijugador Cosmox, con un conjunto de servicios orientados a satisfacer un grupo de demandas de los desarrolladores de videojuegos, en la cual se incluyen pasarela de pago, partidas en línea para videojuegos multijugador por turno y en tiempo real, servicios de hospedaje, torneos, así como un conjunto de herramientas para desarrolladores terceros y jugadores.

«El desarrollo de esta plataforma sentará las bases para, de conjunto con el Parque Científico Tecnológico de La Habana, impulsar el crecimiento de la naciente industria de los videojuegos en Cuba, con productos que muestren la grandeza de nuestra historia e identidad nacional», destacó.

VIDEOJUEGOS NACIONALES

La colaboración entre la UCI y los Estudios de Animación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) «permitió complementar nuestra formación en áreas como el diseño, la animación de personajes y hasta la mercadotecnia. El resultado es que, de conjunto, hoy le hemos aportado a nuestro país más de 12 títulos de videojuegos de muy buena factura y originalidad», significó el especialista.

Algunos de estos juegos incentivan en los jóvenes el conocimiento por la historia, las costumbres y otros aspectos de nuestro país:

Aventuras en la manigua: juego ambientado en la campiña cubana, que narra la historia de Lino, un niño aventurero de 13 años que vive con su madre en las afueras de un pueblo del oriente cubano a inicios de la llamada Guerra Necesaria (1895-1899).

Especies invasoras: dramatiza la etapa de la colonización, a través de un juego de estrategia, usando al almiquí como personaje principal.

Villa tesoro: el jugador se transforma en defensor de La Habana ante la toma de los ingleses (6 de junio-13 de agosto de 1762).

Kuba Kart: juego de carreras, donde las pistas son diferentes locaciones emblemáticas de nuestro país y cuyos competidores son los propios personajes de los títulos anteriores.

Estos videojuegos se han incluido en el propio sistema operativo Novadroid que desarrolla la UCI, con los cuales han salido las tabletas que ensambla la Empresa Industrial para la Informática, las Comunicaciones y la Electrónica (Gedeme). Sobre ese soporte se asientan Chivichana, Súper Claria, Caos Numérico y Villa tesoro, además de tener títulos compilados para GNU\Linux, muestra de la soberanía tecnológica a la que está llamada el sector de la informática y las telecomunicaciones.

Coliseum, juego insignia de la UCI, cuenta con 223 040 descargas hasta la fecha. Solo en 2020, comentó el doctor Lombera Rodríguez, recaudó

1 740 000 pesos, repartidos entre las empresas Etecsa y Desoft (60 %) en el rol de proveedores de servicios y los Estudios de Animación del Icaic y la UCI (40 %) como proveedores de los contenidos.

«Es una tarea pendiente conseguir porcentajes que beneficien más a los proveedores de contenidos, pues las alianzas son importantes para llegar a feliz término en el desarrollo de un videojuego, y el esquema actual no es estimulante, cuando se analizan los aportes en la cadena de valor», acotó el directivo.

Otras entidades que también impactan de forma directa en el desarrollo de los videojuegos cubanos son la empresa Cinesoft y los Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE), que han implementado más de 45 videojuegos nacionales, algunos de ellos para la enseñanza especial, primaria, los tecnológicos y cinco en línea, en los que el usuario puede interactuar desde cualquier sala de Joven Club en el país, expresó Danays Moreno Moreno, directora del Palacio Central de Computación y la Electrónica.

«En 2017, con el surgimiento de la plataforma Ludox (portal de videojuegos), especialistas alertaban sobre la existencia de videojuegos nocivos que atentaban contra el normal desarrollo del niño, por lo que los jcce se dieron a la tarea de crear videojuegos didácticos, para que los infantes pudieran, además de divertirse, adquirir conocimientos y desarrollar algunos procesos síquicos de memoria, atención y pensamiento. De ahí que Ludox se convirtiera en un espacio donde divertirse es aprender».

AGRUPAR LOS VIDEOJUEGOS EN PLATAFORMAS CUBANAS

Moreno Moreno señaló que en 2020 había más de 40 millones de visitas registradas en Ludox (ludox.cubava.cu) y en lo que va de año superaban los 35 millones, un incremento sostenido, además tras la puesta en vigor de las Resoluciones 98 y 99 de 2019 del Ministerio de Comunicaciones, pues «con la llegada de TinoRed los usuarios de redes privadas se unieron al portal agrandando la comunidad de videojuegos» en el país.

Hoy el portal cuenta con más de 640 videojuegos, 163 para pc y más de 480 para dispositivos móviles, los cuales son analizados por una comisión multidisciplinaria compuesta por especialistas de los ministerios de Educación y Cultura y la Unión de Jóvenes Comunistas, que realiza una evaluación de los videojuegos que se suben al portal.

En el caso de TinoRed, agregó, existen 25 videojuegos centralizados en los servidores de los jcce, que se juegan en línea, aportados por los colaboradores de las redes privadas, que también pasan por la comisión para validar sus contenidos.

El Director del Centro de Tecnologías Interactivas de la UCI señaló que Cosmox es un espacio para publicar videojuegos exclusivamente cubanos, interactuar con los usuarios y brindar servicios a los desarrolladores, cuyo objetivo es convertirla en una plataforma con un conjunto de servicios para ofrecer contenidos entretenidos de producción nacional.

Por tal motivo, agregó, cuenta con un portal de usuario (https://cosmox.UCI.cu) y una aplicación multiplataforma, que permite ejecutar los juegos a través de la red de datos. Dijo que con más de 6 820 usuarios creados, 15 556 descargas de su aplicación en Apklis, y 21 280 descargas de otros contenidos desde su portal web, va ganando adeptos, y en pruebas controladas realizadas a la aplicación pudimos verificar hasta 22 usuarios conectados, a través de la red de datos, jugando diferentes partidas en línea.

Acotó que Cosmox es una plataforma con diversos servicios aún en desarrollo y para acceder a sus videojuegos se debe crear un usuario en el portal web y descargar la aplicación desde Apklis (https://www.apklis.cu/application/cu.vertex.cosmox).

INICIATIVAS PARA PROMOVER LOS VIDEOJUEGOS CUBANOS

La Directora del Palacio Central de Computación comentó que a esta instalación se acercaron comunidades de Otakus, seguidores del manga y anime nipones en Cuba, y de Cosplayers, una cultura que va ganando interés entre los más jóvenes y que está caracterizada por la representación de los disfraces de los diferentes videojuegos.

En el caso de la comunidad cubana, se han realizado actividades para que representen sus personajes y se trabaja para que estos más de 2 000 aficionados se incorporen no solo a los videojuegos cubanos, sino que se creen diseños de personajes basados en los logotipos de EcuRed y Ludox, entre otros.

Otras propuestas, precisó el Director del Centro de Tecnologías Interactivas de la UCI, está dada por la aspiración de presentar la convocatoria a un concurso nacional de diseño de videojuegos Unplay, en el verano de cada año, y que se convierta en la cantera de los próximos videojuegos que necesita nuestra juventud.

Este concurso, lanzado en su primera edición en 2020 y en colaboración con los Estudios de Animación del Icaic, premió el videojuego Por mi País (PmP), en el que los ganadores llegaron a completarlo y ya está disponible en Apklis.

Además, en las escuelas de verano y de invierno, que ofrece la UCI, se oferta el curso de posgrado Ingeniería de software para el desarrollo de videojuegos. La UCI, resuelta a diversificar su enseñanza, trabaja en la creación de un programa de ciclo corto de dos años de duración titulado Desarrollo de videojuegos y contenidos multimedias y, una vez puesto en marcha, incorporará a la sociedad cubana especialistas capacitados en estos temas.