Cuidado con el frío: así puede afectar al correcto funcionamiento de tu móvil

La batería de ion de litio que llevan la mayoría de «smartphones» puede sufrir cuando se le somete a temperaturas muy frías o muy cálidas

0
93

ABC Tecnología

El «smartphone» se ha convertido, a fuerza de implantación, en el dispositivo electrónico más importante para la mayoría de usuarios. Especialmente en tiempos de pandemia, en los que su empleo se ha vuelto determinante para mantener el contacto con los (anteriormente conocidos como) más cercanos o con los compañeros de trabajo en el caso de los teletrabajadores.

Por eso, y porque, las cosas como son, las tecnológicas no los regalan, es importante tener cuidado para que su rendimiento no se vea afectado. Esto pasa, entre otras cosas, por cuidar el dispositivo de las inclemencias del tiempo y de los efectos de las temperaturas, independientemente de que sean altas o bajas, como ocurre ahora que tenemos el invierno a la vuelta de la esquina.

La batería lleva mal las temperaturas bruscas

La batería del móvil sufre mucho con las temperaturas altas y bajas . Y esto no es algo que se deba tomar a la ligera, ya que, si se protege la capacidad de carga de un «smartphone», es posible aumentar notablemente la vida útil del dispositivo. Y es que a nadie le hace gracia ver como el icono con forma de pila, normalmente ubicado en la parte superior de la pantalla del terminal, se pone en rojo cada dos por tres.

En los momentos en los que hace mucho frío, por debajo de los 0 °C, la temperatura puede obligar a las baterías de ion de litio, que son las que tienen la inmensa mayoría de teléfonos inteligentes actuales, a trabajar de más y, por tanto, a gastar más carga de lo normal. Incluso hay casos en los que esto provoca que el dispositivo se apague mucho antes de lo debido en base al tiempo que ha pasado conectado a la red previamente.

Para evitarlo, lo que mejor que podemos hacer es llevar el «smartphone» con una funda. Cabe recordar que este tipo de protecciones hacen que el terminal tenga más temperatura, por eso es recomendable quitarlos en los momentos en los que está cargando para que la batería no se recaliente y pierda capacidad.

Asimismo, hay que tener cuidado de no dejarlo a la intemperie en lugares fríos y llevarlo siempre guardado, y bien protegido, en el abrigo o algún bolsillo interior. En caso de que el móvil se haya enfriado a causa de la temperatura, es mejor calentarlo un poco, aunque sea con las manos, antes de ponerlo a cargar de nuevo. Así conseguiremos que el proceso sea óptimo y la batería no tenga que realizar un esfuerzo extra.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here