De la transición al apagón analógico: más cerca de la televisión digital en Cuba

51

Granma – Yaditza del Sol González

A finales de 2021, se prevé que las provincias occidentales —desde Pinar del Río hasta Matanzas— concluyan la primera etapa de transición parcial a la televisión digital terrestre (TDT) en Cuba, proceso que comprenderá la salida por la señal analógica de los canales Educativo y Educativo 2 en dichos territorios, informó en exclusiva a Granma, Ana Julia Marine López, vicetitular del Ministerio de Comunicaciones.

Inicialmente, este programa estaba concebido para que transcurriera en diez años, desde 2013 hasta 2023, pero a raíz de las dificultades financieras y las limitaciones en la capacidad de compra y liquidez que ha tenido el país para adquirir los equipos receptores, una situación que se complejiza por los efectos del bloqueo del Gobierno de Estados Unidos contra nuestra economía, ha sido necesario rediseñar el proyecto para el despliegue de la TDT.

En el último semestre de 2020, explicó, el Gobierno cubano aprobó un financiamiento interno, que a la luz de hoy ha permitido potenciar la producción de equipos receptores por parte de la industria nacional, con un plan para este año de 318 000 cajas decodificadoras, también llamadas Set-Top Box (STB).

Como parte del nuevo esquema aprobado, la transición de la televisión analógica a la digital se realizará por zonas geográficas, y no por territorios; se incluye la salida de más de un canal; y el programa se extiende hasta 2024, fecha en la que se estima culminar el proceso de transición y proceder entonces al llamado apagón analógico, señaló.

«De esta forma, empezamos este año con las provincias occidentales, luego, en 2022, abarcaríamos desde Villa Clara a Camagüey, y en la última fase, para 2023, estaríamos haciendo la transición en el Oriente del país».

En tal sentido, Marine López precisó que en los territorios donde estará próxima a ocurrir la transición es donde se potenciará la venta de las «cajitas». Este esquema de comercialización lo estamos llevando a cabo en las provincias occidentales, y pese a la compleja situación epidemiológica por la COVID-19, hemos asegurado la venta de estos dispositivos en al menos un punto de venta de cada municipio, sostuvo.

Esto, acotó, no significa que una vez concluya la primera etapa de transición desde Pinar del Río a Matanzas no se sigan expendiendo equipos receptores en dichos territorios. «Lo mismo sucederá cuando vayamos al Centro o al Oriente; es decir, se continuará con la venta, lo que unas provincias van a estar mejor abastecidas que otras, teniendo en cuenta el plan previsto para la TDT».

Al respecto, Luis Orlando Pérez, jefe de grupo de compras de Tiendas Caribe destacó que actualmente se comercializan tres modelos de «cajitas», todas de alta definición (HD), con puerto de entrada USB y un valor de 1 250 CUP.

En el caso de la red de Tiendas Caribe y Trimagen, se han vendido más 41 675 STB en dichos establecimientos, mientras que la Corporación Cimex, entre abril y mayo pasado, había puesto a disposición más de 33 600 cajitas y tenía otro contrato con la industria para adquirir más de 40 000, según información compartida a Granma.

Necesario aclarar que estos volúmenes que provee la industria nacional van dirigidos exclusivamente a la venta en CUP. De forma simultánea, los mercados en MLC también comercializan otro tipo de marcas y modelos de cajas decodificadoras, así como de televisores híbridos, que se adquieren en el exterior.

DESPEJANDO ALGUNAS DUDAS

La implementación de este tipo de tecnología, puntualizó la vicetitular del Mincom, ofrece, además, significativas ventajas técnicas relacionadas con la disminución del consumo energético en los centros transmisores y el empleo más eficiente y descongestión del espectro radioeléctrico.

En tal sentido, la transición no solo representa modernidad y calidad de la señal, sino que también resuelve la obsolescencia tecnológica del equipamiento, asegura mayor eficiencia energética y, al apagar los sistemas analógicos, se liberan frecuencias que favorecen una mayor penetración de la 4G, agregó.

«Como parte del despliegue de este programa, que ya tuvo una primera experiencia en el municipio especial Isla de la Juventud y en cinco municipios de Sancti Spíritus, se garantizará que el 100 % de las escuelas —cerca de 19 300 centros— tengan cobertura con STB, para que así los estudiantes no dejen de recibir las teleclases».

Asimismo, dijo, especialistas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y de la empresa Copextel realizan actualmente un levantamiento de datos en las provincias occidentales para verificar cuáles son los beneficiarios de la Asistencia Social que requieren que se le subsidie la entrega de estos equipos receptores.

«El único requisito para recibir tal asistencia, es que dicha persona o el núcleo familiar cuente con un televisor al cual se le pueda instalar la cajita».

El Banco Central de Cuba, por su parte, ha habilitado — en los territorios concebidos en esta primera etapa de transición— una opción de crédito para quienes mantengan ingresos fijos o regulares. Estos financiamientos, vale aclarar, son solo para adquirir los STB y sus aditamentos.

La viceministra aclaró también que, teniendo en cuenta el actual contexto pandémico y que ahora mismo la mayoría de los niños reciben las teleclases desde el hogar, se han previsto variantes en la parrilla de programación para una vez que el Educativo y Educativo 2 puedan sintonizarse solo por la frecuencia digital, se sigan transmitiendo las teleclases por otros canales.

Según Justo Moreno, director general de Radiocuba, además de aumentar la cobertura existente de TDT en el país y modernizar los transmisores, otro de los propósitos de este programa es completar las llamadas zonas de silencio.

Este proceso, afirmó, se hace en la actualidad, pero en menor grado, y tendría un aumento considerable cuando se realice el apagón definitivo, pues una vez esté en el aire solo la frecuencia digital, hay más posibilidades para colocar uno o dos transmisores en módulos pequeños y lograr llegar a los lugares más montañosos.

EN CIFRAS

– 2 700 000 equipos receptores (entre televisores híbridos y cajas decodificadoras) se han vendido desde 2013 a la fecha

-150 centros en el país transmiten televisión digital, de ellos, 129 por fibra óptica

-147 transmisores de definición estándar, con una cobertura del 76,2 % de población servida

-51 transmisores de alta definición, con una cobertura del 45,7 % de población servida