Las elecciones parlamentarias de Estonia establecieron un nuevo récord digital: 247 mil 232 ciudadanos emitieron su voto electrónico de un total de 561 mil 131, un aumento de 44 por ciento con respecto a las elecciones anteriores.

El récord anterior se estableció durante las elecciones municipales de 2017 cuando 185 mil 871 personas, 32 por ciento de los votantes, eligieron i-vote.

El Partido de la Reforma de centro-derecha ganó las elecciones en línea, recibiendo 40 por ciento de los votos electrónicos.

El segundo lugar fue para el partido conservador nacional EKRE con 13.5 por ciento, mientras que el partido conservador Isamaa, quedó en tercer lugar con 12.5 por ciento de los votos.

Estonia es único país en el uso de i-vote, que permite que todos los ciudadanos emitan su voto desde cualquier computadora conectada a Internet en cualquier parte del mundo, utiliza una aplicación de computadora por separado y una identidad nacional digital respaldada por el gobierno.

Desde las elecciones parlamentarias de 2015, i-vote pudo verificar si el voto fue recibido por el servidor, utilizando un dispositivo que tiene que estar equipado con una cámara y una conexión a Internet.

El sistema ha sido diseñado para garantizar que las computadoras de los votantes no estén infectadas por ningún tipo de malware que pueda cambiar o bloquear su voto.

La votación electrónica se introdujo en Estonia en 2005 y en la primer votación se registró 1.9 por ciento; anteriormente, el único método para votar electrónicamente era usar la tarjeta de identificación con chip, que había sido introducida tres años antes.

Cabe mencionar que desde el lanzamiento de i-vote en 2005, cada vez más personas han elegido la opción de votar desde sus computadoras.

En las elecciones parlamentarias de 2007, 30 mil 243 ciudadanos votaron; dos años después, en las elecciones parlamentarias europeas, el número había aumentado a 58 mil 614 votos electrónicos y en 2009 alcanzó 100 mil votantes en las elecciones municipales.

En 2007, se lanzó una alternativa al sistema basado en tarjetas de identificación llamado Mobile-ID o Smart ID, para que los ciudadanos pudieran votar de forma segura utilizando un teléfono móvil con códigos PIN especiales.

Este sistema está basado en una tarjeta SIM de identificación móvil especial que el cliente debe solicitar al operador móvil, las claves privadas se almacenan en la tarjeta SIM móvil junto con una pequeña aplicación que entrega las funciones de autenticación y firma.

Las primeras elecciones que utilizó Mobile-ID paralela a la tarjeta de identificación y la votación tradicional fueron las elecciones parlamentarias de 2011, cuando se emitieron 140 mil 846 votos en forma digital.

La próxima elección para los votantes estonios, la elección parlamentaria europea, se acerca en unos pocos meses. El país sabrá si ha alcanzado el hito de 50 por ciento el 26 de mayo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here