Finalmente, parece que esta semana sería el cierre de una de las principales fusiones del sector de telecomunicaciones estadounidense.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos solicitó a T-Mobile y Sprint concluir un acuerdo a finales de esta semana para desprenderse de los activos que debe vender como condición para su fusión. Si no lo hace, la operación enfrentará una demanda dirigida que podría detener la transacción, señaló una fuente cercana a la negociación que citó Reuters.

Según Fox Business, el Departamento de Justicia avanzó en el trato y podría aprobar la operación en la próxima reunión, que se realizaría el miércoles o jueves. En el anuncio, se establecerían los términos de fusión que el Departamento de Justicia aceptará.

Se espera que el Departamento de Justicia haga un llamativo anuncio sobre cómo el acuerdo final ayudará a los consumidores y tendrá importantes beneficios económicos para la nación, según personas que trabajan con las compañías.

Días atrás, las partes discutieron las restricciones de propiedad y otras condiciones para que Dish Networks obtenga los activos de los que debe desprenderse la compañía fusionada. El Departamento de Justicia le había solicitado a T-Mobile entregar parte del espectro a Dish para que forme el cuarto operador móvil del país. Ambas compañías tenían una fecha límite del 29 de julio para completar el acuerdo.

Al parecer, dicho acuerdo que se consolidará esta semana incluye el arrendamiento de espectro que le dará a Dish la oportunidad de ofrecer un servicio inalámbrico nacional dentro de un año del cierre de la venta. Asimismo, T-Mobile y su casa matriz, Deutsche Telekom, abandonarán sus demandas de que Dish no venda más de 5 por ciento de su compañía a un potencial socio inalámbrico, lo que la acercaría a un acuerdo con Google.

2 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here