Desafíos del regulador de comunicaciones en tiempos de economía digital

0
1299

En los últimos 25 años, la Comisión de Regulación de Comunicaciones de Colombia (CRC) ha sido testigo de cómo el sector de las telecomunicaciones ha propiciado grandes cambios en intervalos de tiempo muy cortos, lo que ha obligado a los actores a reinventarse, crecer y modernizarse a la par que lo hace el sector que hoy llamamos de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

La evolución tecnológica y el crecimiento del sector TIC desafía la forma como se hace política pública y regulación en el país, lo que nos lleva a plantearnos dos grandes retos que ayudarán al desarrollo de nuestra nación, apalancados en el crecimiento y posicionamiento de la economía digital de cara a la convergencia de las redes y servicios de comunicaciones.

Modernización de la política pública

Generar escenarios en los cuales se fomente la inversión en infraestructura y contenidos; diseñar acciones que busquen el cierre de la brecha digital, llegando a la población que aún no está conectada; y contar con lineamientos claros y precisos para la gestión del espectro como recurso fundamental para garantizar la entrada de nuevas tecnologías.

El gobierno nacional ya está dando los primeros pasos para afrontar este reto, trabajando en reformas e iniciativas legales que proporcionarán las herramientas necesarias para la renovación de políticas.

Regulación de vanguardia

La regulación de hoy debe ser flexible, dinámica y simple, además de promover la competencia impulsando la política pública.

Debe estar alimentada por la información y el conocimiento de las tecnologías emergentes de rápida penetración, de los factores económicos y jurídicos cambiantes a causa de la convergencia, así como de la competencia, los nuevos modelos de negocio y el comportamiento de los usuarios en un entorno digital.

Durante estos 25 años la CRC ha realizado un trabajo muy importante de cara a los retos que ha propiciado el paso de las telecomunicaciones a la convergencia basada en la economía digital, cobrado relevancia y ganando terreno en el área técnica, llegando a ser referente internacional.

El 2019 es un año coyuntural donde los reguladores deben tomar decisiones basadas en herramientas que permitan planificar, desde la identificación de las necesidades del sector, las tareas y proyectos a desarrollar a corto y largo plazo para lograr estar a la vanguardia.

Para el caso de esta comisión, hemos implementado una agenda regulatoria anual, concertada y nutrida con el sector; el diseño de hojas de ruta para el desarrollo de proyectos estratégicos para el país y el sector, como la economía digital y la modernización del sector postal; y el análisis del impacto normativo, metodología en la cual la CRC es reconocida como pionera en Colombia y que permite que el impacto económico y social sean positivos, minimizando los riesgos en búsqueda de la modernización.

El conocimiento del sector es otro de los componentes que nos permite ser un regulador de vanguardia, al contar con un equipo de técnicos de alto nivel, sólido, con cultura de innovación y con tres expertos comisionados conocedores e investigadores en los desafíos de la economía digital.

La mejora regulatoria es otra de las herramientas fundamentales que permiten a un ente regulador estar a la vanguardia; la simplificación normativa se ha convertido en parte del ADN de la CRC, logrando en un primer ejercicio la reducción de 25 por ciento de las normas identificadas, junto con los agentes del sector, como normas en desuso.

Para continuar con el trabajo de simplificación nos trazamos una hoja de ruta a cuatro años según la cual, en 2019, trabajaremos en la simplificación de las medidas para evitar el hurto de celulares, los reportes de información y la digitalización del régimen de protección a usuarios.

La aplicación de una metodología no es lo único que enmarca a un regulador como de vanguardia, también lo hacen sus acciones prospectivas enfocadas hacia los objetivos de la política pública, las presiones del mercado hacia la convergencia.

Para ello, la CRC está trabajando en una hoja de ruta que busca modernizar las redes móviles del país, que promueva la expansión de la conectividad inalámbrica de los colombianos a través del uso de redes más avanzadas, estableciendo elementos propios de la regulación y recomendaciones a otras entidades del Estado, al igual que agentes del sector.

Finalmente, otro de los desafíos de la CRC es la aplicación de un “sand box” para lograr incentivos que permitan la penetración de nuevas tecnologías y modelos de negocio que ayuden a llegar con conectividad a ese 48 por ciento de la población colombiana que aún no cuenta con acceso a Internet móvil y permitir la entrada de 5G con los paradigmas de un nuevo modelo de negocio que requiere una regulación de vanguardia que propenda seguridad jurídica a la inversión.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here