Con motivo del Día Mundial de las Telecomunicaciones, el tema central de este año fue “Salvar la brecha de la normalización”, y Doreen Bogdan-Martin, directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), habló sobre las acciones que se han tomado para cerrar la brecha y los objetivos que aún se tienen.

Actualmente, poco más de 50 por ciento del mundo está conectado a Internet; sin embargo, el desafío consiste en cómo conectar a la otra mitad restante, no sólo con la colaboración privada sino en una aleación público/privada.

Los estándares de la UIT también son clave para el despliegue de tecnologías emergentes como 5G, que promete ofrecer una mejor experiencia al usuario final al brindar nuevas aplicaciones y servicios a través de velocidades de gigabit, y un rendimiento y confiabilidad significativamente mejorados.

A principios de este año, la división de inclusión digital formó parte de una colaboración entre la UIT y la Organización Mundial de la Salud (OMS) que produjo una nueva norma internacional sobre dispositivos y sistemas de audición seguros, cuyo objetivo es evitar la pérdida de audición debido a la exposición prolongada y excesiva a sonidos fuertes en dispositivos de audio personales.

La colaboración de diferentes partes interesadas de los sectores público y privado, tanto de los países en desarrollo como de los desarrollados, es fundamental para garantizar que el proceso de normalización de la UIT sea globalmente inclusivo.

Bogdan-Martin dijo, “Debemos asegurarnos de que nuestros esfuerzos para desarrollar nuevas aplicaciones extraordinarias habilitadas para Inteligencia Artificial no contribuyan inadvertidamente a ampliar la brecha digital. Los beneficios de la Inteligencia Artificial deben distribuirse de manera equitativa y deben beneficiar especialmente a los más necesitados”.