A partir del Plan Vive Digital impulsado por el gobierno colombiano desde 2014 como la política pública central para el sector de telecomunicaciones, éste ha registrado un desarrollo positivo en el nivel de conectividad, al adoptar e incrementar la disponibilidad de nuevas tecnologías y aprovechando esta evolución para la actualización o puesta en marcha de nuevos servicios. 

A pesar del avance, aún quedan múltiples retos a nivel de la regulación, donde prevalecen los conflictos de interés entre el gobierno y el mercado o decisiones judiciales que desincentivan la inversión para nuevas redes.

Estado del mercado colombiano

En general, la adopción de los servicios de telecomunicaciones en Colombia mantienen una tendencia positiva aunque con claras señales de desaceleración, conforme se dificulta llegar a los estratos económicos más bajos. Asimismo, la adopción de nuevas tecnologías como 4G o fibra óptica se mantiene aún lejos de servir a la mayoría de la población y de cumplir su papel como nuevos motores de crecimiento.

En ese sentido, Colombia se encuentra ante un nuevo panorama donde es importante el replanteamiento de la política pública y la regulación que permita mantener la calidad de los servicios para aquellos ya conectados, pero al mismo tiempo incentive la inversión de los operadores y la adopción de nuevas tecnologías por parte de los usuarios, especialmente en las zonas más alejadas o poblaciones de menores ingresos.

Al segundo trimestre de 2020, el país contaba con 64.86 millones de dispositivos móviles conectados, una penetración de 128.8 por ciento respecto de la población total. El número total de conexiones móviles en el país reportó una caída de 1.41 por ciento respecto al segundo trimestre de 2019, a causa principalmente de los efectos de la pandemia que afectó en general a toda la industria.

#LoÚltimo – Declarar dominante a Claro Colombia afectará inversiones para 5G

Luego de que la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) de Colombia determinó que Claro tiene una posición de dominancia en el segmento de servicios móviles, el operador respondió que esa decisión desincentiva las inversiones en el sector y podría retrasar la subasta de espectro para 5G.

La compañía afirmó que la conclusión de la CRC se toma en primera instancia, sin ponderar que la máxima autoridad de competencia del país, la Superintendencia de Industria y Comercio, ratificó antes que el mercado no presentaba este problema.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here