Discoverability

0
725

Reforma – Clara Luz Álvarez

En un océano de contenidos, ¿cómo hacer para encontrar o hacer visible esa gota de agua que puede ser un documental, una película, un video o una canción? En un mundo donde existen múltiples maneras de acceder a los contenidos desde la radio y televisión abierta y de paga, hasta vía internet y aplicaciones, el gran reto de los productores de contenido es cómo acceder a las audiencias, y el de las audiencias es cómo pueden localizar y descubrir ese contenido. De ahí que discoverability o la habilidad para encontrar contenidos deba ser materia de estudio y foco.

Cambios en oferta y demanda. Antes la producción era costosa y pocas eran los productores de contenidos, hoy los costos se han reducido y es mucho más fácil ser creador de contenidos. Antes la difusión de los contenidos se limitaba a la radio, televisión y cine, hoy se puede acceder también vía internet desde un televisor, computadora, tableta o celular. Antes se accedía en los horarios definidos por el radiodifusor, hoy los contenidos están disponibles 24×7. Antes los radiodifusores y las televisoras por cable/satelital decidían los contenidos, hoy las audiencias/usuarios son los que escogen lo que van a ver o escuchar y a qué hora. Antes existían límites territoriales, hoy los contenidos disponibles son a nivel mundial. Antes la atención de la audiencia era elevada por los limitados puntos de acceso a contenidos, hoy la atención de la audiencia es escasa y dispersa.

Comerciales y Públicos. Los medios de comunicación comerciales enfrentan los mismos retos que los medios públicos: cómo atraer y retener a las audiencias en un mundo con múltiples plataformas de acceso y que trasciende fronteras; cómo colocar contenidos de tal forma que las audiencias los descubran y consuman. Los medios públicos tienen un desafío adicional, pues a través de ellos se busca difundir y preservar la cultura y valores nacionales que comúnmente están fuera de la lógica de mercado. De cualquier manera, comerciales o públicos precisan de aprovechar datos de los usuarios y los patrones de acceso de estos, de algoritmos, sistemas de recomendación, buscadores, aplicaciones, publicidad, entre otros.

Algoritmos. Todos hablamos de algoritmos como si fuera una especie de magia o poder oculto que mueve al internet. Los algoritmos son piezas de programación que establecen secuencias y decisiones, que son creadas por personas para finalidades específicas. Así, los buscadores como Google emplean algoritmos para definir qué resultados presentar y en qué orden. Están también los sistemas de recomendación de contenidos que tras una búsqueda en una red social (p. ej. YouTube) o en un video en línea (p. ej. Netflix, Claro), aparece una barra con otras sugerencias que pudieran gustarle al usuario.

Política Pública. Tradicionalmente se fomentaba la cultura y valores nacionales otorgando fondos e imponiendo cuotas de contenidos nacionales a los radiodifusores, la TV de paga y el cine. Es polémico si las cuotas sirven y más hoy día, pero en países como los de la Unión Europea y en Canadá se exige invertir un porcentaje en producciones independientes nacionales.

La política pública cultural que establezca la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto; el Secretario de Cultura de CDMX, José Alfonso Suárez del Real, y el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, que preside Jenaro Villamil, debe cambiar y enfocarse en: cómo lograr la existencia de producción independiente de contenidos nacionales; cómo los contenidos son accesibles en múltiples plataformas (p. ej. en apps, en redes sociales); y, muy en especial, cómo hacer que esos contenidos culturales y de valores nacionales puedan ser descubiertos por la ciudadanía, de otra manera, por mucha calidad que tengan, serán como diamantes en el subsuelo, pendientes de encontrarse.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here