Dish cierra la compra de Boost Mobile por 1.4 mil millones de dólares

La transacción forma parte de una de las condiciones regulatorias sobre el acuerdo de fusión de T-Mobile y Sprint: Dish se convierte así en el cuarto operador móvil de Estados Unidos.

860

Este primero de julio, Dish completó la adquisición de la marca prepago Boost Mobile, por la que pagó mil 400 millones de dólares a T-Mobile. Así, la compañía entra a competir en el mercado móvil y tendrá acceso a la red de su competidor durante siete años, como parte de las condiciones de la fusión entre T-Mobile y Sprint que se concretó en abril de este año.

Para aliviar las preocupaciones de competencia de los reguladores de Estados Unidos, el acuerdo de T-Mobile y Sprint incluyó una cláusula para vender a Dish los activos prepago de Sprint, con el fin de abrir el camino para que el proveedor de televisión satelital pueda convertirse también en un nuevo operador en el negocio móvil.

Aunque este plan había sido aprobado y observado por el Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comunicaciones, T-Mobile y Sprint tuvieron algunos desacuerdos para finiquitar la transacción, debido a que Dish quería modificar algunos términos e incluso cambiar el precio de compra. Al final, lograron signar el convenio sin mayores cambios.

Dish Network informó que los planes de Boost Mobile ofrecerán más flexibilidad, variedad y rendimiento. Entre las nuevas ofertas, destaca la reactivación de “$hrink-It!” con paquetes de 15 GB por 45 dólares, que disminuirá el costo en cinco dólares si el usuario realiza tres pagos a tiempo, y en 10 dólares con seis facturas saldadas a tiempo.

También se lanzó otro plan de 10 GB por 35 dólares, con llamadas y mensajes de texto ilimitados. Los usuarios de Boost Mobile tendrán acceso a la red de T-Mobile con un dispositivo compatible, lo que quiere decir que podrán incluso conectarse al servicio 5G del operador.

Las siguientes acciones de Dish estarán enfocadas en construir su red e implementar infraestructura 5G. La empresa ya eligió a algunos proveedores de tecnología, como Mavenir, Altiostar y Fujitsu para avanzar en el desarrollo de “una red de quinta generación virtualizada e independiente”, aunque todavía enfrenta la incertidumbre financiera.

Hace unos días, la agencia Moody’s bajó la calificación crediticia de Dish porque considera que aún es incierto si podrá obtener los recursos para su banda ancha 5G IoT, y dijo que la compañía necesitará más dinero de lo proyectado para ese fin (Dish había contemplado 10 mil millones de dólares).