Doctor Google y la salud digital

149

El Economista Jorge Bravo

Busque cualquier padecimiento en línea y le aparecerán las peores imágenes o incluso enfermedades que es muy poco probable que usted padezca. Teclee “acné” en el buscador de Google y le aparecerán fotografías tan grotescas que es mejor cerrar los ojos. Las empresas de salud, farmacéuticas, publicitarias y médicos saben que usted y yo hemos buscado información, consejos y diagnósticos y tratamientos en Internet.

La salud es uno de los derechos que habilitan las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). El 1er Estudio sobre los Hábitos de los Médicos en Internet en México revela que 84% de los doctores en el país se conectan a la red. Su principal dispositivo de acceso al ciberespacio es el smartphone (88%). Sin embargo, la computadora-laptop es la principal herramienta (46%) que utilizan durante la práctica médica.

La encuesta realizada por la Asociación de Internet MX revela que la consulta médica a distancia significa 16% de la práctica privada en México, una cifra aún pequeña a pesar de las ventajas de la teleconsulta en el seguimiento de determinados padecimientos.

El consumo de contenido relevante en línea es la principal actividad (97%) de los doctores durante la práctica médica en México. El 95% accede a Internet para buscar información que le permita prescribir a sus pacientes.

El principal sitio utilizado por los médicos para proveerse de información es Google (97%), seguido de sitios web médicos (94%) y revistas de salud (93%).

Los médicos siguen la misma tendencia de consultarle al Dr. Google los temas de salud como lo hace la mayoría de la población. Un estudio del Pew Research Center reveló que la mayoría de los adultos estadounidenses (70%) busca información médica en línea. Casi ocho de cada diez (77%) solicitantes de salud en Internet comenzaron en un motor de búsqueda.

Lo mismo sucede en México. Según el Corte Salud del Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos 2018 de IAB, 58% de los internautas mexicanos está interesado en contenidos de salud. El 62% prefiere ver contenido de salud en redes sociales. El 82% de los internautas que pensaron que podían tratar su padecimiento en casa, confirmaron su diagnóstico con un especialista.

Una investigación de la BBC revela que “los médicos se quejan de que los pacientes llegan al consultorio sobreinformados y les cuestionan todo. Pero lo que más les preocupa es la desinformación. Porque muchos de los sitios consultados por personas preocupadas por cuestiones de salud no son fuentes fidedignas o imparciales”.

La encuesta de la Asociación de Internet MX confirma lo anterior. El 83% de los pacientes han modificado la dinámica de la consulta gracias a la investigación previa en Internet y empiezan a influir en la prescripción. Según los doctores consultados, 44% de los pacientes llega a la cita médica con información de su padecimiento, sobre el propio médico tratante (39%) y sobre el medicamento prescrito (34%).

El uso de aplicaciones digitales es cada vez más frecuente para la toma de decisiones en la consulta, tanto para prescribir un medicamento como en el cambio de tratamiento.

Los médicos utilizan sus redes sociales para fines médicos y para mantenerse en contacto con su industria a través de organizaciones relacionadas con la salud. WhatsApp es utilizada por 90% de los doctores conectados, seguida de Facebook (64%). Casi 5 de cada 10 prescripciones fueron influidas por las redes sociales. Destaca el uso emergente de TikTok como una plataforma empleada para dar consejos y enganchar a los usuarios interesados en los temas de salud para futuras consultas.

Las redes sociales son una gran oportunidad profesional para los médicos. Según el estudio de IAB, 29% de los internautas mexicanos siguen a médicos en redes sociales. A dichos usuarios de Internet les gustaría que el médico compartiera en sus redes información sobre prevención de padecimientos (73%), tratamientos innovadores (50%) y síntomas (47%).

Los médicos comienzan a hacer uso del expediente electrónico por su practicidad y porque ayuda en procesos administrativos. El 64% de los doctores lo emplea porque administra pacientes de manera rápida y fácil, porque ahorra tiempo (56%) y ayuda al control de consultas (48%).

La mayoría (73%) de los expedientes clínicos electrónicos son desarrollados especialmente para los hospitales, lo cual representa un desafío en términos de interoperabilidad entre instituciones privadas y públicas de salud. El 73% de los médicos conectados está dispuesto a migrar del expediente físico de papel al electrónico.

Sin embargo, el proceso que los médicos realizan para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades ha permanecido sin grandes transformaciones. La principal barrera para realizar teleconsultas consiste en no poder auscultar al paciente. El 83% de los médicos prefiere ver al paciente.

Cambiar el enfoque tradicional para atender los padecimientos de salud y destrabar el conocimiento de los profesionales, las eminencias médicas, las publicaciones especializadas y la información de millones de pacientes contenida en las instituciones de salud pública, es el gran potencial de la Inteligencia Artificial y los datos masivos en la medicina.

El costo de los servicios de salud pública y privada seguirá en ascenso. Como cualquier otra industria, el cuidado de la salud se rige por las utilidades. Pero las tecnologías digitales son una oportunidad para aprovechar el volumen de datos que generan los pacientes, democratizar los tratamientos y permitir que cualquier médico tenga acceso a los más recientes conocimientos médicos y a la experiencia de las instituciones de salud.

Los sistemas basados en Inteligencia Artificial pueden funcionar como una segunda opinión de un experto. Su ventaja más importante en la salud es su capacidad para prevenir errores potencialmente fatales que ocurren en el diagnóstico y tratamiento. Aunque no nos guste admitirlo, las máquinas se equivocan menos que los seres humanos. El potencial de la tecnología unido a la experiencia y conocimiento de los médicos puede lograr que todos disfrutemos de mejor salud, calidad de vida y felicidad.

Twitter: @beltmondi