.

Presentación

Una de las noticias más relevantes de junio en materia tecnológica fue que El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en legalizar el bitcoin. La Asamblea Legislativa dio el visto bueno a la ley que reconoce de curso legal a la moneda virtual. La norma estipula, además, que el intercambio y la circulación de bitcoin se realice con total libertad, en cualquier transacción y en todo momento. El objetivo es fomentar la inclusión financiera, pero la medida no deja de sembrar dudas por la volatilidad del bitcoin.

Este mes también se reavivó en la región el debate sobre la legalidad de las plataformas de movilidad. Por ejemplo, en Colombia, la Superintendencia de Transporte instruyó a las autoridades de ciudades y municipios más poblados para que investiguen y sancionen a las personas que prestan servicio de “transporte público en vehículos particulares”. 

Pero la realidad es que el trabajo a través de plataformas digitales se configuró como una opción al desempleo en la región que generó la pandemia de Covid-19 y gana cada vez más terreno en los países de América latina.  

Otra importante medida regulatoria que ocurrió en junio fue que Facebook se salvó de deshacerse de Instagram y Whatsapp. Fue gracias a que un Tribunal Federal de Estados Unidos desestimó la demanda antimonopolio de la Comisión Federal de Comercio (FTC) contra la red social. El Tribunal determinó que la FTC no pudo probar su argumento principal de que Facebook tiene el poder de monopolio en el mercado de las redes sociales en el país.

Para cerrar, hay que admitir que fueron pocas las novedades que ocurrieron en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Quizás lo más destacado fue la participación, por primera vez en el congreso, de Elon Musk. El CEO de Space X y Starlink reveló objetivos para su servicio de Internet satelital. El primero es alcanzar 500 mil usuarios en un año; el segundo, aún más ambicioso, es tener conectividad en todo el mundo.