.

Presentación

En abril de 2021, las grandes empresas de tecnología y operadores compartieron sus objetivos para contribuir a reducir el impacto ambiental de sus negocios.

Si bien el sector TIC no es uno de los principales contaminadores del planeta, también es cierto que debe tener en cuenta la importancia de adoptar prácticas sustentables con un menor impacto ambiental en el despliegue de nuevas tecnologías y, en general, cualquier proceso de transformación digital.

Empresas como Facebook ya han alcanzado su meta de convertirse en neutral carbono, mientras que un tercio de la industria móvil ya se comprometió a lograr cero emisiones.

Otros, como Apple y Cisco, están desembolsando millones de dólares para financiar proyectos ambientales escalables y que sean un parteaguas para que más inversionistas destinen su dinero en proteger la naturaleza.

En tanto, LG sacudió este mes con el anuncio de su renuncia al competitivo mercado de teléfonos inteligentes, en el cual las marcas chinas se están apoderando del pastel. 

Desde 2020, la empresa mostró pérdidas en su unidad móvil; por ello decidió enfocarse en otras tecnologías más rentables como Inteligencia Artificial y hogares inteligentes.

Como se ha visto a lo largo del primer trimestre de 2021, la crisis en el suministro de semiconductores continúa afectando al mundo y se prevé que dure hasta dos años más. Sin embargo, tanto fabricantes como gobiernos están dispuestos a aliviar la situación con inversiones que amplíen la fabricación y diseño de chips.

Otra de las tendencias que deja abril es la regulación de derechos en torno a tecnologías como la Inteligencia Artificial y la neurotecnología. Del lado de Europa, ya existe una propuesta de marco legal que protege a los ciudadanos de los avances de la IA y reconocimiento facial. Y en América Latina, los chilenos ya tienen derecho a proteger su cerebro de cualquier manipulación o alteración tecnológica.

Averigua el fondo de estas y más historias del mes en una nueva edición de DPL Trends Tech. 

“Como se ha visto a lo largo del primer trimestre de 2021, la crisis en el suministro de semiconductores continúa afectando al mundo y se prevé que dure hasta dos años más.”

— Valeria Romero —