El Sol de México Javier Orozco

De sobra es sabido que la pandemia Covid-19, ha impactado a todos los sectores de la economía, salvo contadas excepciones, bien valdría que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), utilizará el mismo razonamiento que en la fusión Disney-Fox, para aplazar la nueva licitación de frecuencias de radiodifusión sonora que pretende concesionar 234 nuevas estaciones en FM y 85 frecuencias en AM (Licitación IFT-8).

Son claras las afectaciones económicas en la industria de la radiodifusión, por lo que antes de proponer fechas, hay que valorar el escenario económico nacional (ver el bosque completo); la posibilidad de entrada de radiodifusoras en los próximos años generaría incertidumbre sobre la forma de implementar el mandato constitucional de “continuidad y calidad del servicio público de radiodifusión”.

Como en otros casos, los estudios económicos aportan información sustancial que pueden llevar a afectar fechas y criterios. Con análisis económicos se pueden adoptar indicadores como el índice de concentración de la renta económica o el nivel promedio de utilidades netas en el mercado, a fin de no afectar a los consumidores.

Por lo tanto, es conveniente considerar el dar un mayor tiempo para la realización de la licitación IFT-8. En ello, el regulador debe asumir su papel de única autoridad en materia de competencia económica en los sectores de radiodifusión y telecomunicaciones, lo que le obliga a considerar en toda su extensión las eficiencias o ineficiencias que sus acciones pueden causar en cada mercado de radiodifusión.

Para tal tarea, cuenta con la Unidad de Competencia Económica, que bien podría elaborar un dictamen previo sobre los efectos que se podrían generar en cada plaza y valorar la calendarización de los programas de licitación de frecuencias, con un sentido de responsabilidad y planeación. No se trata de licitar espectro sólo porque sí, por ello, el IFT es la autoridad administradora de ese bien finito.

Ante esta pandemia, la radiodifusión ha mostrado una actuación con un sentido social y de colaboración con autoridades; ha realizado un ejercicio periodístico responsable, informando y orientando a la ciudadanía, al grado de hacer hasta campañas sociales y qué decir de sus contenidos, las audiencias ante la imposibilidad de salir a lugares de esparcimiento, han encontrado una variedad de programación, que ha logrado captar a millones de radioescuchas y televidentes.

De ahí, debiese analizarse la viabilidad económica de incrementar el número de operadores de radio sonora, así como valorar que la licitación se realice hasta el segundo semestre de 2021, o hasta el 2022. La economía pesa.

Interferencias

Albazo y atole con el dedo lo que hizo el Ejecutivo Federal a través de la Secretaría de Salud, primero, ya publicó en el diario oficial la reasignación de la Cofepris y Conadic a la adscripción de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, se presume que la CONAMER dio la exención de manifestación de impacto regulatorio; segundo, por qué dejar que los ciudadanos opinen de algo que ya es norma vigente, vaya formas las de la 4T.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here