Ecuador | Aumentan las denuncias del robo de cables en un 21,6 %

El problema se ha agudizado en la última década en Guayaquil. Hay al menos 70.000 familias afectadas. La ciudadanía exige soluciones

102

Expreso Lina Zambrano

Un robo más de cables. Solo en esta semana en una recicladora del Guasmo, en el sur de Guayaquil, en un operativo encontraron 15 metros de cable aéreo de 10 pares. Este, como lo publicó EXPRESO, había sido cortado por chamberos, según denunciaron los vecinos; y como efecto de ello dejaron sin el servicio de telefonía fija e Internet a decenas de usuarios de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT). A decir de las autoridades, el problema es parte del Puerto Principal desde hace unos diez años. Sin embargo, el incremento se da en estos últimos dos años porque las recicladoras pagan entre 3,50 y 4,60 dólares por la libra de cobre. Casi el doble o el triple de lo que se cancelaba antes.

Solo en los primeros seis meses de este año la CNT ha registrado y judicializado 328 denuncias, superando las 257 presentadas en 2020 ante la Fiscalía. El aumento es de 21,64 % y los afectados en la regional 5, que abarca Guayas, Los Ríos y Santa Elena (provincias a las que el problema también se ha extendido), ya suman 70.000.

En la medida en que el problema del narcotráfico se ha disparado, también han aumentado los consumidores y, por ende, los delitos, explica a este Diario el residente Javier García, quien dice (al igual que el mismo Municipio de Guayaquil y la comunidad) que los adictos son quienes más cometen este tipo de delitos, como ha quedado registrado ya en cámaras de videovigilancia.

La principal provincia afectada es Guayas, más específicamente el cantón Guayaquil. “La mayoría de los casos son del Puerto Principal, allí se comete un 80 % del total de los robos. En segundo lugar está Durán”, dijo a EXPRESO el gerente de Accesos de CNT, José Luis Sánchez.

Por ejemplo en la esquina de la avenida Juan Péndola, en el Guasmo Sur, el pasado domingo se llevaron cuatro metros de cable, afectando a 180 familias. Los moradores perjudicados contaron que por este problema, hasta tienen que mandar a los estudiantes a la casa de otros familiares al otro lado de la ciudad, para que puedan continuar con sus clases presenciales. “Estamos sin el servicio desde hace tres días y no es la primera vez que ocurre. Estamos cansados de que pase cada vez más seguido esto. Mi sobrina para asistir a las clases virtuales tuvo que irse al norte, yo vivo al otro lado”, contó Laydi Chuqui, habitante del sur.

Pero son tantos los cables robados que no siempre se arregla el daño de prisa. Los moradores de la cooperativa 12 de Octubre están sin el servicio desde el 13 de agosto de este año. Una de los 100 abonados afectados en este sector es Adriana Vera, quien señaló que solo en este 2021 se han quedado sin Internet unas cuatro veces. “Pido una solución urgente, que todos los funcionarios de la Corporación y la ciudad se unan para arreglar este tema, que tanto nos afecta. La inseguridad está afectando incluso los estudios de los niños y la forma de convivir dentro de casa”, se quejó el residente José Castro.

Otro punto crítico es la ciudadela Los Esteros, donde en esta semana hay 700 usuarios sin el servicio, porque se han llevado cables hasta de los pozos.

Por esta situación, la CNT aseguró que está haciendo operativos de control a las recicladoras, junto a la dirección de Justicia y Vigilancia del Cabildo y la Policía. Y aunque han dado resultados (ya han clausurado cinco recicladoras por vender cables robados), a decir de Sánchez es necesario hacer más; por lo que se organiza una reunión del gerente general de CNT con la alcaldesa Cynthia Viteri. “Aún se está definiendo el día”, dijo .

EXPRESO preguntó a la Alcaldía qué está haciendo ante esto, teniendo en cuenta las denuncias y que esta situación ya es común en todos los rincones del Puerto Principal, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta.

Según precisa la comunidad, la empresa de telecomunicaciones y los residentes han probado con proteger los cables hasta con cemento para evitar que se los roben, pero ha sido en vano. “Vienen con martillos, rompen en la noche o en las madrugadas. ¿Qué más podemos hacer? La solución es usar fibra óptica. Solo así este material dejará de ser visto como oro por los delincuentes”, sugirió el ciudadano Miguel Zambrano.

Sobre este punto, Sánchez señaló que no tienen una fecha determinada para que toda la ciudad migre a esa tecnología. Pese a que en las ciudadelas del norte, en las que ya la han colocado, los robos se han evitado.