Ecuador | Falta de chips pone en “jaque” a empresas

Desde televisores hasta automóviles utilizan estos pequeños componentes electrónicos.

151

El Mercurio José Mosquera

La escasez de chips a nivel mundial, como consecuencia de los efectos de la pandemia, afecta a todos los países que necesitan este circuito electrónico de material semiconductor, indispensable en la producción de las tarjetas electrónicas, consideradas a su vez como el “cerebro” de diferentes artículos tecnológicos.

En Ecuador la afección es tal que existe retraso en la entrega de vehículos nuevos. A la par, hay preocupación en los fabricantes de circuitos impresos y ensambladoras de televisores y otros artefactos.

Tarpuq, una empresa cuencana proveedora de tarjetas de circuito electrónico para industrias nacionales e internacionales, siente este problema.

Xavier Valdivieso, gerente de dicha industria, creada en 2013, cuyo nombre de origen quichua significa Sembrando, indicó que esta situación no es nueva.

Ocurre desde hace un año aproximadamente, originando que toda la cadena de aprovisionamiento se retrase. “En nuestro caso somos fabricantes de circuitos electrónicos para televisores y radios de automóvil, haciendo muy difícil continuar con el abastecimiento normal … Solo basta que falte esta pieza de las miles que utilizamos para dejar de producir una tarjeta electrónica”, dijo.

Este fenómeno global ha ocasionado que los precios lleguen a triplicarse y hasta cuadriplicarse en algunos casos para obtener estos elementos. “Hay incrementos importantes en la cadena de suministro”, acotó.

Transporte

Este sector también se ve golpeado considerablemente por el costo actual de los contenedores que sirven para importar materia prima.

“Hace dos años, por ejemplo, pagábamos cerca de 2.000 dólares por un flete desde China hasta Ecuador, hoy bordea los 20.000. El incremento de estos valores no solamente afecta a nuestra industria sino también a otras”, dijo

Para desaduanizar las mercancías se debe cancelar el valor CIF, que implica el costo de las mercancías en el país de origen, seguro y transporte. “Suben los fletes y nosotros tenemos que pagar más impuestos por la misma mercancía, por lo que el Gobierno Nacional está analizando algunas alternativas”, dijo.

Con el fin de solucionar en algo la escasez de chips han solicitado “un aprovisionamiento disminuido” a los proveedores para evitar que la empresa se paralice.

No obstante, Valdivieso garantiza que este inconveniente no afectará la producción de las tarjetas electrónicas, indispensables para las televisiones, radios de vehículos y otros productos que tienen gran demanda en las temporadas altas como: Black Friday, Navidad o Fin de Año, ya que en marzo se aprovisionaron con este material proyectándose para estas fechas.

Otra realidad

Andrés Benalcázar, director corporativo de comercio exterior del Grupo Ortiz, sostuvo que el desabastecimiento de los chips no les afecta mayormente debido a que tienen su propia planta ensambladora de televisores TCL y RCA, en donde fabrican las tarjetas electrónicas.

Sin embargo, reconoce que existe un problema logístico en Asia que provoca retraso en los fletes. “Otras empresas lamentablemente tienen que esperar, primero a que no les suba el precio de los chips y después entrar en cola para ver si el cargamento puede embarcar, provocando así un retraso en la producción”, expresó.

Para la producción de tarjetas electrónicas, señala que realizan los pedidos de los chips con anticipación. “Nuestra planificación vuelve eficiente el ensamblaje de nuestros productos”, añadió.

“Pandemia automotriz”

El sector automotriz también se ve afectado a gran medida por la escasez de chips.

Juan Fernando Hinostroza, gerente general de Recordmotor y Asicar, expresa que este efecto se lo puede denominar la “pandemia automotriz” por su impacto en el mercado.

“Las unidades pueden estar listas, pero sin estos micro componentes no podrían funcionar el techo corredizo, los radios, el sistema electrónico … por estos y otros motivos no pueden ser despachadas las unidades”.

Entre las tres marcas que administra en el país: Honda, Volkswagen y Hyundai se registra un considerable retraso en sus entregas, que recién se podría regularizar en el primer trimestre de 2022. Se tiene pendiente de entrega cerca de 300 unidades.

El problema también ocurre con el retraso de las embarcaciones y el aumento del costo de los fletes. “A parte de la demanda represada, existe otro problema que tiene que ver con la cuarentena que debe hacer la tripulación antes de ingresar a puerto”, concluye. (I)

LAS CIFRAS

6

millones de dólares invirtió el Grupo Ortiz, solamente para la fabricación de tarjetas electrónicas.

1.000

a 1.500 componentes, entre ellos los chips, en promedio se incorporan en una tarjeta electrónica.

1.500

a 2.000 televisores diarios ensambla el Grupo Ortiz en estos días de alta demanda. 400 en días normales.

10.000.000

de piezas se disponen en épocas altas de producción para tarjetas electrónicas en la empresa Tarpuq.

Más datos

-Tarpuq fabrica tarjetas electrónicas para diferentes marcas, tales como: Motorola, Blaupunkt, Nakamichi…

-La planta ensambladora del Grupo Ortiz fue creada hace ocho años, iniciando con el ensamblaje del teléfono Alcatel.