Ecuador | Las plataformas virtuales y la digitalización de contenido, un nicho que las editoriales han sabido explotar

44

El Universo

Tras un año y un mes de graduarse de comunicador (marzo del 2020, antes de la pandemia), Kevin García, de 24 años, dio arranque en abril pasado a otra meta profesional: obtener su título de abogado. Sin embargo, el ambiente que vivió durante cuatro años para convertirse en profesional ahora dista mucho del que le toca enfrentar con el cambio de las aulas y los textos tradicionales por plataformas tecnológicas y material audiovisual.

Dentro de los rubros que cancela mensualmente en una universidad privada se incluyen $ 50 por el acceso a la plataforma y contenidos para sus estudios.

Y es que escuelas, colegios, universidades, gremios, compañías y un sinnúmero de instituciones u organizaciones han tenido que adaptarse y transformar su material de trabajo de papel a digital; y empresas en el mundo editorial han hallado una oportunidad de nuevos ingresos o incrementar los que ya percibían fortaleciendo este segmento.

Es el caso de Editorial E-Learning, una empresa española que ingresó a Ecuador en 2016 y que es representada desde el 2019 por el Instituto Superior Tecnológico Tecnoecuatoriano, según Carlos Mejía, director de la editorial, quien señaló que un año antes el instituto se convirtió en distribuidor de los productos de la editorial comercializando su plataforma virtual en marca blanca, con cursos de catálogo y de tarifa plana.

Editorial E-Learning distribuye sus materiales para España y Latinoamérica, incluido Ecuador.

Con la pandemia, Mejía aseguró que la demanda de estos contenidos se disparó. Entre los productos más reclamados están los contenidos educativos interactivos multimedia, gamificados, digitalización de procesos, videos, pódcast didácticos e infografías.

“En el último año, la compañía ha desarrollado más de 300 proyectos de digitalización y creación de contenidos a medida para universidades, centros de formación profesional, administraciones públicas, firmas multinacionales, cámaras de comercio, asociaciones, oenegés o escuelas de negocio”, aseguró Mejía, quien da cuenta de un incremento del 25% de su plantilla de personal para cubrir la demanda, desde el inicio de la pandemia, y un crecimiento del 40% en la facturación en 2020 respecto al 2019.

Añadió que solo de enero a mayo pasado el equipo de E-Learning ha realizado más de 1.000 videos y 600 infografías.

Por su parte, Santillana, que desde hace ocho años propuso nuevos modelos educativos focalizados en la inclusión de soluciones tecnológicas, con su plataforma Compartir, también ha visto incrementos en la demanda, según Salome Urquia, directora de la plataforma.

Aseguró que la editorial ha recorrido estos ocho años de transición de la mano de 100 colegios privados a nivel nacional y ha favorecido a más de 50.000 estudiantes ecuatorianos; y hasta mayo, según información de su página de Facebook, la cifra se elevó a 150 colegios y 70.000 estudiantes. Mientras, a nivel global la plataforma es utilizada por 2.000 colegios y beneficia a un millón de estudiantes.

En tanto, con una demanda de material digital en ascenso, Santillana continúa apostando por el uso de libros de texto y material concreto, que llegan a 400 instituciones a nivel nacional.

“Para Santillana, todos sus productos educativos, tanto digitales como impresos, deben siempre estar dentro de un programa educativo en que sus componentes se articulen para garantizar un aprendizaje significativo”, expresó Urquia, quien además destacó otro producto digital de la editorial: el programa Regreso Eficaz, la respuesta de Santillana al regreso a clases.

Se trata de una herramienta que busca obtener un diagnóstico del estado del aprendizaje del estudiante, para nivelarlo y garantizar la calidad de su educación, pues permite identificar los vacíos que podrían tener los alumnos debido a la cuarentena.

Mientras, otras editoriales que aún no tienen en su oferta plataformas o textos digitales no descartan incursionar a futuro en este segmento, como el caso de Lexus Editores, presente en el mercado nacional por 26 años y en la región desde hace 40 años, según su gerente general, Daniel Coronel.

“Es muy probable (incursionar en textos digitales), pero seguimos apostando a la parte romántica del libro físico y al mercado infantil, que es nuestro fuerte”, sostuvo Coronel, quien señaló que la editorial ocupa el 10% de ese mercado a nivel nacional.

Sin embargo, añadió que pese a que su fondo es 100% físico sí cuenta con “muchos” añadidos en sus títulos infantiles acordes con las nuevas tecnologías, como sonidos (electrónicos), realidad aumentada, códigos QR, rompecabezas, esténciles, texturas, 3D, etc.

Sobre las expectativas, Coronel indicó que en su segmento proyectan terminar este año con una recuperación de un 30%.

“Para los siguientes años esperamos regresar a los niveles de venta anteriores a la pandemia, en unos tres años”, sostuvo el gerente general de Lexus Editores.