Reforma Jorge F. Negrete P.

Ante el abandono solo queda vivir la vida. La soledad es la madre de la incertidumbre y de las ideas, de la sobrevivencia. La náusea y el proceso de aceptar la soledad van acompañados de un vigoroso viaje a nuestro interior, una revisión visceral de la capacidad propia y de la construcción de un destino. La soledad abriga la memoria y descubre la oportunidad.

Hoy, la política digital del Gobierno mexicano es el olvido. Nos hemos quedado solos.

Desde hace décadas, la política pública consiste en un ejercicio preciso de hacer o no hacer y no hacer es una decisión. Se equivocan quienes piensan que la ausencia carece de valor para la actuación pública. La ausencia es una decisión del más alto valor posible, es tanto una convicción pública como sus consecuencias jurídicas y económicas.

El olvido genera dilemas a los abandonados. Carlos Fuentes lo expresa en el Naranjo ante el abandono de Hernán Cortez a sus hijos mexicanos: “¿maguey o agave, frijol o judía, ejote o habichuela?, ¿cuál dios, espejo de humo o espíritu santo, serpiente emplumada o Cristo crucificado, dios que exige mi muerte o dios que me da la suya, padre sacrificador o padre sacrificado, pedernal o cruz? ¿Cuál madre de dios, Tonantzin o Guadalupe?”

El olvido es abandono, falta de padre y madre, de interés público y se expresa por la falta de tutela y cumplimiento de obligaciones. El olvido no tiene pudor y no tiene culpa. No se siente mal quien lo ejerce, carece de escrúpulos y jamás voltea hacia atrás.

El dilema. ¿Inclusión digital financiera o bancos públicos físicos? ¿Educación por televisión privada o educación digital en línea? ¿Medios públicos o privados? ¿Computadoras, nube y software para los servicios públicos o su ausencia? ¿Transformación digital para pymes o su extinción analógica? ¿Ausencia de política pública federal o diseño de política digital privada, en municipios y estados? ¿Construcción de más hospitales remotos o sistemas de telesalud? ¿Economía agrícola e industrial o economía digital?

¿Tenemos que preocuparnos? No. Vivimos una sociedad que promete el mejor mundo posible en términos históricos. Una niña con computadora y conexión a Internet en el Valle del Mezquital tiene las mismas oportunidades que una niña en escuela privada a un lado del lago Leman en Suiza. El destino colectivo de México debe ser digital.

En términos evolutivos, sobrevivir es lo más importante y el mundo digital preserva el ejercicio de derechos fundamentales, otorga capacidades competitivas en el sector económico y con él garantiza la sobrevivencia evolutiva de la especie humana y las empresas. La transformación digital de la sociedad genera bienestar, innovación, competitividad, educación y promueve el libre flujo de la información entre los individuos, desarrollando sus capacidades intelectuales, cognitivas y de sobrevivencia. Hay una relación inevitable entre infraestructura digital, evolución, conocimiento, ciencia, tecnología y vida.

Nuestra sociedad digital no puede ser prisionera de políticos que padecen anosognosia, déficit de conciencia de su enfermedad, en este caso, del olvido; sesgos cognitivos, ni de su mediocre tendencia a buscar información que apoya sus creencias mientras evitan la evidencia empírica que los refuta.

La capacidad de construcción de nueva política digital pasa por las manos del Congreso, Cámaras industriales, asociaciones de empresas tecnológicas, empresas mismas, gobernadores, alcaldes y visión de partidos políticos que confíen en el conocimiento, la información, su libre circulación y la tecnología digital como el verdadero agente que puede volver nuestro país más democrático, plural, justo, innovador y que entregue masivas cantidades de bienestar digital en áreas como salud, educación, cultura, seguridad y economía. Pertenecer a la economía global.

Para ello hace falta la palabra pública, la lengua de la sociedad organizada, tú, yo, nosotros.

Doña Marina, iletrada también, era poseída por el demonio de la lengua: Carlos Fuentes

Miembro del Consejo Consultivo del IFT

Twitter @fernegretep

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here