El ABC del voto electrónico para México en 2021

0
145

Reporte Indigo Monserrat Ortiz

Mientras que en otros países el voto electrónico es una realidad, en México apenas comienza a hacer su aparición.

La pandemia de COVID-19 dio al mundo una lección importante: la tecnología puede acercar a las personas aun cuando están obligadas a conservar un distanciamiento social.

México se encuentra ante una oportunidad histórica para aplicar la tecnología en la democracia, de acuerdo con el investigador nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Conacyt, Julio Alejandro Téllez Valdés.

Dice que el voto electrónico podría reducir significativamente el abstencionismo electoral, impulsar la participación ciudadana y agilizar los sistemas de sufragio tradicionales.


México es el número uno desde el siglo pasado en abstencionismo electoral. La pandemia nos ha dado una lección y es que la tecnología, debidamente empleada, nos puede facilitar avances en distintos espacios de la vida social, incluyendo la democracia

Julio Alejandro Téllez Valdés Investigador del Conacyt

Hasta finales de 1800, las papeletas electorales dejaron de ser el único sustento de la democracia. Países como Bélgica, Brasil, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Estonia, Filipinas, India y Venezuela son algunas de las naciones que ya implementan el voto electrónico para sus procesos electorales.

En Estados Unidos, el ejercicio comenzó en 1892 con el debut de la máquina “Myers Automatic Booth”, un sistema de palancas mecánicas asignadas a cada candidato. Hoy el estado de Utah, Estados Unidos, analiza las posibilidades de iniciar una prueba piloto para votar a través de una aplicación móvil.

Bélgica incursionó en esta modalidad de voto en 1989 e inició con el uso de tarjetas magnéticas para grabar los datos con ayuda de una pantalla táctil y un lápiz óptico. A la fecha, utilizan máquinas de votación que expiden una papeleta encriptada para garantizar que no se violará la confidencialidad del voto.

De 178 países, sólo 144 utilizan tecnologías digitales para sus ejercicios democráticos de forma esporádica. Es decir, 80 por ciento de las naciones en el mundo utilizan el voto electrónico en ocasiones, asegura el académico Téllez Valdés.

Sólo 26 países hacen uso de esta tecnología de manera regular, sin embargo, en la mayoría de los casos está dirigida a las personas invidentes; mientras que otros 15 países lo utilizan para distintos tipos de elecciones. Voto electrónico en México Para el Instituto Nacional Electoral (INE), este tipo de sufragio es “cualquier método de emisión del voto a través de medios electrónicos” y tiene dos modalidades.

En el voto offline (fuera de línea), el ciudadano vota en urnas electrónicas sin conexión a Internet. El sufragio se realiza en casillas vigiladas por autoridades electorales y partidos políticos.

Y la modalidad online (en línea), en la que el ciudadano vota a través de un ordenador conectado a Internet, tal como se lleva a cabo para los mexicanos en el extranjero desde 2012.

En 2005, Coahuila fue pionero en realizar pruebas piloto con urnas electrónicas para las elecciones de gobernador, diputados y alcaldes. La última vez que se utilizaron con efectos vinculantes fue durante el proceso electoral 2019-2020, con 54 urnas digitales en Coahuila y 40 en Hidalgo.

Durante ese ejercicio, el tiempo promedio de escrutinio fue de 35 minutos: 34 en Coahuila y 36 en Hidalgo, dijo a Reporte Índigo el consejero electoral Ciro Murayama, “lo que representa una disminución considerable de tiempo cuando en casillas tradicionales donde el escrutinio puede durar hasta nueve horas, mientras que una urna electrónica puede imprimir los resultados en minutos”.

Para el proceso electoral de este año, el INE implementará las dos modalidades de voto electrónico en México: para 33 mil 698 mexicanos en el extranjero que se registraron para ejercerlo, y el de los electores de Coahuila y Jalisco, quienes podrán utilizar 100 urnas electrónicas (50 en cada entidad) para la elección de diputados locales, federales y ayuntamientos.

Esas urnas electorales, dice, no estarán conectadas a Internet, por lo que no pueden ser hackeadas. Además, tras la emisión del voto, las máquinas imprimen un recibo que posibilita la verificación manual del resultado.

“Ahorra tiempo, ya no hay que estar haciendo el conteo manual de los votos y sobre todo otorga certeza, porque elimina situaciones de encontrar irregularidades en las marcas que los electores colocan en las boletas”, explica.

Asegura que la tecnología no es una barrera, sino un instrumento al servicio del voto para tener resultados electorales de manera más ágil y confiable.

Regulación del voto electrónico

La única modalidad de votación aceptada en México es a través de boletas impresas en papel y de forma electrónica para los mexicanos en el extranjero.

Aunque la ley no contempla el uso de urnas electrónicas sin conexión a Internet para el sufragio, el Consejo General del INE aprobó instrumentar el voto electrónico en una parte de las casillas únicas en los procesos electorales federal y locales de Coahuila y Jalisco en este año.

La consejera Electoral del INE, Dania Paola Ravel Cuevas, explica que ella en su momento votó contra ese resolutivo debido a que la legislación vigente no lo permite. Sin embargo, el INE lo puede hacer porque “lo decidieron por mayoría para sentar un precedente jurisdiccional que da un sustento legal para que se pueda hacer”.

“La urna electrónica se implementará para estas elecciones y será una votación piloto, pero vinculante, pues en febrero de este año, por mayoría, el Consejo General de INE aprobó que se utilizaran 100 urnas electrónicas, 50 en Coahuila y 50 en Jalisco”, expone.

La consejera explica que en México se necesita modificar la legislación para que esa modalidad se pueda realizar de manera generalizada en todo el país, sin dejar de considerar “que en México existe una brecha digital que podría incrementar las desigualdades”.

Ven traba política

Para implementar el uso de las urnas electrónicas “se necesita voluntad política”, explica el consejero Ciro Murayama.

“Que los partidos no pongan resistencia al uso de la tecnología. Nuestra traba no es técnica, es política. Es la desconfianza y resistencia para utilizar la tecnología”, sentencia.

El coordinador de la bancada del Partido del Trabajo (PT) en el Congreso de Nuevo León, Asael Sepúlveda Martínez, apunta que la próxima Legislatura deberá avocarse a legislar sobre el voto electrónico porque su implementación representaría, como en otros países, un importante avance democrático.


Es igual que en las transacciones bancarias, que se hacen todos los días de manera electrónica. En el mismo sentido la ciudadanía podría votar por el candidato de su preferencia a través de modalidades electrónicas

Asael Sepúlveda Martínez Diputado del PT en el Congreso de NL

El legislador explica que, tal como ocurre con las transacciones bancarias en México y el mundo, una plataforma electrónica electoral posibilitaría un voto “más seguro”

“Los conteos de votos serían más fáciles y rápidos y sobre todo no sería necesario gastar tanto dinero en las elecciones, como ocurre en nuestro país”, explica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here