El Nuevo Herald,

Bajo el sol, decenas de personas esperaban el pasado viernes para entrar al mercado de 3ra y 70 en La Habana y comprar los dos paquetes de pollo que despachan por cada cliente. A un costado, en una pequeña oficina, los que llegan cargan con varios kilogramos del producto, sin racionamiento, adquirido vía internet por algún familiar emigrado.

El pasado 10 de mayo la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, anunció oficialmente la aplicación de medidas que regulan la venta de productos alimenticios y de aseo e higiene para evitar el acaparamiento, una medida que incluye también a los mercados en moneda convertible que, desde su creación hace más de dos décadas, habían estado marcados por la venta liberada.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here