Por un lado, Netflix, Amazon, AppleTV+ y Disney buscan centralizar el contenido para acaparar la mayoría de los espectadores y, por el otro, está resurgiendo el intercambio de archivos y la piratería. El mes pasado, Apple TV+ lanzó un paquete de programas y películas originales que no están disponibles en ningún otro servicio existente.

Esto orilla al cliente a continuar con una suscripción a Netflix, Hotstar o Amazon Prime, debido a que Apple TV+ no cuenta con un catálogo de programas populares. A medida que los servicios de transmisión por suscripción continúan en crecimiento, en Internet se ha encontrado una solución alternativa, la piratería.

De acuerdo con un estudio realizado por Sandvine, el uso de la herramienta para compartir archivos BitTorrent ha ido en aumento en todo el mundo, con ganancias significativas en Asia-Pacífico y Europa.

La fragmentación de los proveedores de transmisión en línea, el aumento en el costo de los servicios de transmisión individuales y la restricción en la distribución internacional de nuevos lanzamientos, han vuelto atractiva la transmisión y descarga ilegal. Aunado a esto, están los nuevos servicios de intercambio de archivos que permiten compartir de manera fácil el contenido pirateado.

Mientras que los centros tradicionales como The Pirate Bay continúa en la mira de los organismos reguladores, la piratería se mueve en sitios que nadie asociaría con torrentes. Facebook ha sido utilizado para compartir copias de películas pirata; en Telegram, existen grandes grupos donde se pueden descargar las últimas series de Netflix.

Google no se salva, la piratería está presente en la herramienta de creación de mapas personalizados My Maps, con enlaces a contenido ilegal. Además, están los servicios Kodi y Plex ayudando a que el contenido con derechos de autor sea muy fácil de consumir. Plex permite el acceso a su biblioteca de medios digitales de forma remota, para reproducir archivos de video o fotografías personales del disco duro externo.

Y Kodi es un software de código abierto para dispositivos de transmisión, con la flexibilidad para que canales ilegales accedan a él, porque tiene la opción de descargar y disfrutar de un catálogo interminable de películas, programas de TV y deportes en vivo.

“Mientras más compañías como Google bloquean la libertad de elección se ven empujadas hacia la piratería, incluso si son clientes que pagan”, indicó un portavoz de Kodi en un correo electrónico. El gobierno y las empresas han tomado medidas contra estos canales ilegales eliminando varios sitios web e imponiendo bloqueos algorítmicos más estrictos.

Al principio de este mes, la Alliance for Creativity and Entertainment (ACE) eliminó dos de los sitios de piratería más fértiles: Openload y Streamango. Y se espera que para 2022 cada productora cuente con su propio servicio de transmisión e invierta parte de sus recursos en exclusivas, sin que la piratería disminuya con ello.

Se pronostica que los servicios de transmisión tengan cada uno un catálogo exclusivo y una etiqueta de precio por separado, convirtiéndose en una “gran mafia”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here