El auge de la ‘teleco’ rumana Digi en España

482

Expansión – Ignacio del Castillo

En los últimos trimestres el mercado de telefonía móvil español ha asistido a un fenómeno: el constante crecimiento de Digi, un operador móvil virtual -usa la red de Telefónica- que se ha ido aupando a los primeros puestos del mercado con una estrategia constante, al estilo Mercadona, sin ofertas ni promociones, pero siempre con precios bajos. Con una mayoría de clientes de prepago, Digi llegó a 600.000 clientes en 2016, a 900.000 en 2017 y a 1,34 millones en 2018, más que duplicando su base en dos años.

Uno de los aspectos destacables de Digi, convertido en el más grande entre los operadores móviles independientes de España, es que es una filial al 100% de la compañía Rumania Cable Systems-Rumania Data Systems (RCS/RDS), establecida en Bucarest en 1998.

RCS/DRS cotiza en la Bolsa rumana y sus resultados son públicos: en 2018 facturó 1.038 millones de euros, según los datos preliminares de la compañía. El fundador y accionista mayoritario es Zoltan Teszari, un empresario que consolidó buena parte de las más de 6.000 redes de cable que se crearon en Rumania tras el comunismo y que ha convertido la operadora en líder de la banda ancha fija -con fibra propia- y del mercado de la TV de pago, y en el cuarto operador de móvil.

De esa cifra, España será responsable de unos 120 millones de facturación -el dato exacto por países aún no es público- ya que los ingresos en los nueve primeros meses alcanzaron los 90,6 millones, con un crecimiento del 33% y en el tercer trimestre los ingresos superaron los 33 millones. El ebitda, que el grupo engloba también con el mercado italiano -mucho más pequeño para Digi-, se elevó a 17,9 millones, un 4,7% más.

El éxito de Digi se basa en la simplicidad de su oferta, sus bajos precios y en la fidelidad de su canal de distribución, que es el responsable aún del 90% de las altas, aunque el grupo ha diseñado un configurador web también muy sencillo con el que pretende llegar a más público y facilitar las portabilidades. Este canal. según señala su director general, Marius Varzaru -que también está en el consejo de la matriz, en Rumanía- está formado por más de 4.000 tiendas, entre las que sobresalen establecimientos de telefonía, tiendas de informática o locutorios, muchos en poblaciones pequeñas y medianas, aunque en general se trata de tiendas con sus propios dueños, que no están incorporadas a grandes cadenas.

Digi desembarcó en 2008 en España y aunque empezó como un operador virtual étnico, especializado en los inmigrantes rumanos, en los últimos años se ha abierto a otros inmigrantes y luego a clientes españoles. De hecho, sólo unos 400.000 rumanos -la mitad de los cerca de 800.000 que viven en España- son clientes de Digi, es decir, un 30% del total de la base.

Empleados propios

Su estrategia es peculiar porque cuenta con 390 empleados, duplicando los 190 de finales de 2017. Ese crecimiento en empleados obedece a que, a diferencia de otros, la plantilla del call center es propia -acaban de inaugurar un nuevo centro de atención- así como los técnicos que realizan las instalaciones finales de las redes de fibra en casa del usuario, la última apuesta del grupo. Varzaru cree que así, con personal propio, se garantiza mejor la calidad de atención al cliente. De hecho, es la misma estrategia que tiene en Rumanía, donde el grupo tiene 14.000 empleados.

La oferta de fibra de Digi, por ahora sólo disponible en Madrid, se lanzó en septiembre de 2018, pero es muy agresiva, con una conexión de 500 megabits simétricos por 30 euros, o combinaciones como fibra y 40 gigas en el móvil con llamadas ilimitadas por 42 euros.

MásMóvil gana en portabilidad

Los datos de febrero siguen dando la razón a Digi: ganó 19.500 líneas móviles nuevas, sólo por detrás de las casi 36.000 que sumó el grupo MásMóvil, que mantiene su crecimiento imbatible. Por el contrario, Telefónica perdió casi 12.000, Vodafone y su filial Lowi llegaron a un neto negativo de 33.000 mientras que Orange y Jazztel sumaron casi 53.000 salidas netas. En el mercado de las líneas fijas de banda ancha, el panorama es más o menos similar. MásMóvil logró 21.000 altas netas, mientras que Telefónica se dejó 35.500 líneas. Por su parte, Orange logró 2.900 altas netas de banda ancha mientras que Vodafone logró controlar las pérdidas de lineas fijas en 3.500.