El beneficio de Samsung cae a la mitad por la menor demanda de chips

467

Cinco Días Marimar Jiménez

Samsung ha anticipado hoy un fuerte desplome en su beneficio operativo del segundo trimestre, provocado por el enfriamiento de la economía mundial y el mal momento del mercado de los semiconductores. La empresa avanza que ha ganado 6,5 billones de yuanes, unos 5.000 millones de euros al cambio, un descenso del 56% sobre el año anterior. La cifra está algo por encima de lo previsto, si bien es gracias a un beneficio extraordinario que la empresa no detallará hasta la publicación de resultados oficial el próximo 31 de julio. Será el tercer trimestre consecutivo de caída en las ganancias operativas de la multinacional.

Respecto a sus ventas trimestrales, Samsung anticipa también una caída del 4,2% hasta 56 billones de wones (unos 42.500 millones de euros). Los pronósticos de la compañía han provocado un retroceso en el precio de sus acciones del 0,76%, aunque han llegado a caer hasta un 1,6% en la jornada. También han arrastrado a la baja los títulos de otros fabricantes de chips como Infineon, STMicroelectronics y Siltronic.

El gigante surcoreano es líder mundial en la fabricación de semiconductores, pantallas táctiles para dispositivos y teléfonos inteligentes. Tres mercados que no pasan por su mejor momento. La división de chips de memoria de la compañía, termómetro de la economía mundial al ser proveedora de multitud de industrias tecnológicas, ha sufrido por la caída de los precios de los chips debido a un exceso de oferta y por la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Este último país es uno de los principales mercados de la multinacional.

Los analistas consultados por la agencia surcoreana Yonhap subrayan esa idea. Indicaron que un exceso en la oferta de chips de memorias DRAM y Flash NAND, que representan más de dos tercios de las ventas de la firma, redujo su rentabilidad, algo que podría extenderse al segundo semestre de este año por el veto de Washington sobre Huawei, uno de los mayores clientes de chips de memoria de Samsung. La dependencia de Samsung de su negocio de semiconductores es clara: en 2018 le aportó el 75% de su beneficio operativo.

Samsung es, además, el principal proveedor de las pantallas táctiles usadas en los teléfonos de alta gama. Esta división, con todo, ha sufrido por el mal comportamiento de las ventas del iPhone X, y ha reclamado compensaciones porque los pedidos no han llegado a los niveles previstos. Según algunos analistas esta compensación puede rondar los 700 millones de euros.

Lograr un impulso de los beneficios operativos no parece que será fácil para Samsung. Al menos, de momento. La compañía podría salir seriamente perjudicada por las recientes restricciones japonesas a las exportaciones de Corea del Sur. A principios de esta semana, Japón impuso limitaciones a la exportación de tres materiales utilizados para producir chips de memoria y en los teléfonos inteligentes. “La guerra comercial entre EE UU y China y las restricciones de Japón a Corea del Sur retrasarán la recuperación de Samsung”, asegura a Reuters el analista de Daishin Securitires, Lee Kyoung-min.

No obstante, la compañía ya anunció el pasado abril una inversión de 103.500 millones de euros en la próxima década para diversificar su negocio de procesadores e ir más allá de los chips de memoria, en un claro desafío a la empresa taiwanesa TSMC y la estadounidense Qualcomm.

Demandada en Australia

Samsung, que tiene previsto presentar su nuevo smartphone premiume Galaxy Note 10 el próximo 7 de agosto, se ha visto salpicada por otra mala noticia. Las autoridades australianas han demandado a la compañía por engañar sobre la resistencia al agua de sus celulares. Según la Comisión Australiana de Competencia y Consumo, la firma atribuye a sus smartphones Galaxy propiedades engañosas en su publicidad al asegurar que pueden exponerse al agua del mar o de piscinas sin que afecte a su funcionamiento. Algo que, según la ACCC, no es cierto. Según la ACCC, la compañía ha rechazado las reclamaciones de los consumidores que utilizaron sus terminales bajo el agua y han tenido problemas. Samsung ha reconocido que la impermeabilidad influyó en la compra de teléfonos inteligentes en Australia, donde ha vendido más de cuatro millones de teléfonos Galaxy.

También esta semana, Samsung ha reconocido que los fallos y el aplazamiento indefinido en el lanzamiento de su primer móvil plegable, el Galaxy Fold, que tenían previsto poner a la venta el pasado 26 de abril, les llevó a vivir una “situación vergonzosa”. El presidente y CEO de Samsung, DJ Koh, ha dicho que ya han localizado todos los problemas y que están trabajando para solucionarnos, porque mantienen su intención de lanzarlo comercialmente, aunque no avanzó ninguna fecha.