El clima y hasta el tiempo de cocción: los datos que utiliza Uber Eats para que tu comida llegue calientita

729

En la ciudad de San Francisco, los analistas de datos que trabajan en el servicio de entrega de alimentos Uber Eats recopilan todas las métricas necesarias para asegurar que la comida llegue a tiempo y, por supuesto, caliente hasta la puerta del usuario.

El rápido crecimiento del mercado de aplicaciones que distribuyen alimentos ha puesto a Uber en una lucha contra otras startups, que incluso cotizan en la bolsa como GrubHub.

Parte de que el negocio de Uber Eats sea tan rentable como el de pasajeros depende de predecir factores como el tiempo de preparación de cada alimento.

La compañía hace uso de meteorólogos para predecir la caída de lluvia o nieve y cómo estos fenómenos afectan en el tiempo de entrega de los pedidos; además para refinar sus predicciones también realizan un monitoreo de cuándo los conductores están sentados, parados, conduciendo o caminando e incluso esperando en una fila.

La precisión en los datos ayuda a Uber a combinar pedidos para que los repartidores logren llevar varios alimentos sin que éstos se enfríen.

Esta estrategia ayuda a la empresa a reducir costos de entrega e incluso brindar una pequeña bonificación a sus conductores.

Por otro lado, se encuentra DoorDash, rival de Uber que, de igual forma, utiliza los datos para predecir sus tiempos de entrega. Esta compañía utiliza la Inteligencia Artificial para vigilar de cerca las preferencias de usuarios y otros factores como horarios de deportes y patrones climáticos.

DoorDash ha comenzado a conectar sus sistemas de software con los propios restaurantes, de esta forma tiene un mayor conocimiento del progreso de los pedidos.

Además, la compañía ha creado un simulador de pedidos, el cual utiliza para probar datos pasados y así mejorar los datos de programación y predicción.

Según la firma de análisis Second Measure, en enero de 2019 GrubHub obtuvo 43 por ciento de las ventas por entrega de alimentos, DoorDash 26 por ciento, mientras que Uber Eats el otro 26 por ciento del total en Estados Unidos.

Los datos de Uber están causando que el negocio de comida rápida comience a transformarse; este enfoque de algoritmos para la comida podría causar que los restaurantes convencionales se queden fuera del negocio.

Esto ha causado que Uber aliente el desarrollo de “restaurantes virtuales” que operan desde la cocina de un restaurante real. Uber afirmó que trabajaba en 2018 con más de 800 restaurantes virtuales en Estados Unidos.

Aunque no está tan claro lo lucrativo que puede ser este negocio, en el tercer trimestre de 2018 Uber Eats representó 17 por ciento de las ganancias de Uber. Por ahora, su negocio se esta expandiendo rápidamente y afirma haber alcanzado más de 70 por ciento de la población de Estados Unidos.