El fundador de Alibaba es obligado a romper su imperio fintech

Los reguladores quieren que Ant Group “vuelva a sus orígenes” como servicio de pagos digitales.

1088

Los reguladores de China están presionando para acabar con el imperio del fundador de Alibaba, Jack Ma, ya que han ordenado a la compañía de pagos móviles Ant Group (que también es dirigida por el multimillonario chino) que revisara los aspectos principales de su negocio y que “vuelva a sus orígenes” como proveedor de servicios de pago.

La Comisión Reguladora de Banca y Seguros de China, la Comisión Reguladora de Valores de China, la Administración Estatal de Divisas, y el Banco Popular de China se reunieron el fin de semana para discutir problemas importantes encontrados en las prácticas comerciales de Ant Group.

El Banco Popular de China dijo que Ant Group está involucrado en actividades anticompetitivas y desobedece los estándares regulatorios. Pan Gongsheng, el vicegobernador del Banco Central de China, calificó los servicios de Ant Group como “ilegales” y dijo que la empresa debe “rectificar estrictamente” esas actividades.

Ant Group inició como Alipay, pero después se convirtió en la plataforma de pago digital más grande de China, hasta expandirse para ofrecer cuentas de inversión y ahorro, así como servicios de préstamos, seguros y administración de patrimonio.

Como respuesta a las acusaciones, Ant Group dijo en un comunicado que establecería un “grupo de trabajo de rectificación” e “implementaría completamente los requisitos” buscados por el regulador.

“Ampliaremos el alcance y la magnitud de la apertura a la colaboración de beneficio mutuo, revisaremos y rectificaremos nuestro trabajo en la protección de los derechos del consumidor y mejoraremos de manera integral nuestro cumplimiento comercial y nuestro sentido de responsabilidad social”, dijo la compañía. “Ant elaborará su plan de rectificación y cronograma de trabajo de manera oportuna y buscará la orientación de los reguladores en el proceso”.

Los negocios de Jack Ma se han enfrentado a un creciente escrutinio después de que el empresario hablara en una conferencia financiera en Shanghai en octubre, donde criticó públicamente a los bancos chinos como “casas de empeño” por entregar préstamos innecesarios.