¿Por qué la Red Compartida?

La penetración de Internet móvil en México tiene un gran espacio para crecer, especialmente cuando comparamos este indicador con otros países de América Latina. La penetración de Internet móvil en México se ubica en 79 por cada 100 habitantes, en comparación con 92 en Brasil, 99 en Argentina y 101 en Chile, de acuerdo al Banco de Información de Telecomunicaciones (BIT) del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).[1]

La Red Compartida nace con la intención de mejorar la penetración de Internet móvil en México, donde uno de los principales problemas es la falta de cobertura por parte de los proveedores existentes.

El criterio principal de asignación de la Red Compartida fue la cobertura, siendo el ganador aquel que manifestara una cobertura al mayor porcentaje de la población del país con tecnología 4G. La oferta ganadora fue de Altán Redes con un compromiso de cobertura de 92.2 por ciento de la población de México en 2024 con tecnología 4G LTE y utilizando 90 MHz de la banda de espectro de 700 MHz.  Altán Redes venció a la competencia de Rivada Networks, excluida de la licitación días antes de que se tomara la decisión.

La iniciativa de la Red Compartida ha tenido como objetivos aumentar la cobertura de servicios de Internet móvil, mejorar la penetración de Internet en México, incrementar la competencia y, al mismo tiempo, incentivar el crecimiento de otros jugadores del mercado como los Operadores Móviles Virtuales (OMVs), mismos que han iniciado operaciones entre 4 y 5 anuales en promedio en el periodo 2014-2019.[2]

Por otra parte, Altán Redes no venderá servicios de Internet móvil a usuarios finales, pero deberá ofrecer capacidad a otros proveedores de servicios de red en México, tales como los operadores móviles tradicionales, OMVs, operadores fijos que ofrezcan servicios de cuádruple play, entre otros.

La Red Compartida fue diseñada para ser un proyecto autofinanciable vía una asociación público-privada, donde la participación del gobierno consiste primordialmente en proporcionar el arrendamiento de 90 MHz de espectro de 700 MHz, así como darle a Altán la opción de acceder al derecho de uso de dos hilos de fibra óptica de la red de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Habrá que mencionar que la red está diseñada para una fácil actualización a 5G, que permitirá altas velocidades de conexión, bajos tiempos de respuesta y flexibilidad.

El proyecto valorado inicialmente en 7.2 billones de dólares es parte esencial de la reforma de telecomunicaciones de México de 2014. Altán Redes eligió a Nokia y Huawei como proveedores de la infraestructura. El acuerdo con estos dos proveedores tecnológicos incluye equipos de Huawei para el centro y sur de México, además de proporcionar la red troncal; mientras que la tecnología de Nokia se implementará en la parte norte del país. Adicionalmente, Nokia obtuvo la construcción del núcleo de la red, que incluye el Centro de Operaciones de Red (NOC) y el Centro de Operaciones de Seguridad (SOC).

El avance de la Red Compartida

La Red Compartida se lanzó oficialmente el 21 de marzo de 2018, un par de días antes de lo programado y excediendo la meta de cobertura estipulada de 30 por ciento, llegando a 36 millones de usuarios. Las localidades inicialmente cubiertas por la infraestructura de la red de Altán incluían la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Toluca, Querétaro, Puebla, Morelia, Colima, Tepic, Aguascalientes y Celaya, así como 29 Pueblos Mágicos.

Fuente: Altán Redes.

.

Para septiembre de 2019, la operación comercial de Altán llegó a más de 48 millones de personas (43% de la población total de México), de las cuales más de 9 millones se ubican en localidades de menos de 10 mil habitantes. En cuanto a la cobertura de Pueblos Mágicos, Altán logró cubrir 40 Pueblos Mágicos y más de 3 mil 200 localidades marginadas.

En enero de 2020, la red de Altán llegó a cubrir el 50.18 por ciento de la población mexicana, alrededor de 56.3 millones de personas, 10.5 millones de ellas en poblaciones de menos de 10 mil habitantes; 30 ciudades, 57 Pueblos Mágicos de un total de 111 comprometidos, incluyendo 21,067 pueblos rurales.

Fuente: Altán Redes.

.

En un comunicado de prensa, Altán señaló que a finales de septiembre de 2021, logró dar cobertura a 84 Pueblos Mágicos, equivalente a 75 por ciento de las 111 localidades de esta naturaleza a las que está obligado con el gobierno. La cobertura de la Red Compartida llega a 68.89 por ciento de la población, de acuerdo al sitio web de la compañía.[3]

Mucho del avance señalado anteriormente fue en localidades en donde los operadores móviles tradicionales como Telcel de América Móvil, AT&T y Movistar de Telefónica ya tenían cobertura. En función de lo anterior, y con el objetivo de llegar a localidades donde no hay conectividad, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) informó en noviembre del 2019 que Altán Redes había aceptado adelantar la instalación de 7.5 por ciento de la Red Compartida, dando prioridad a zonas que no tienen servicios y que el proyecto original contemplaba su cobertura hasta al final.

El ajuste anterior fue plasmado en el título de concesión de Altán Redes con el interés de alinear la política pública con los objetivos de la actual administración de ir primero por los pueblos desconectados.

Los esfuerzos por llevar a buen término el proyecto de la Red Compartida han continuado. A principios de 2021 se anunció la invitación del gobierno de México a los operadores tradicionales de ampliar su cobertura, ofreciendo servicios 4.5G a sus clientes utilizando la capacidad de la Red Compartida, donde Altán ha puesto a disposición de todos los operadores móviles su infraestructura en localidades de menos de cinco mil habitantes, contribuyendo a cerrar la brecha digital.

El acuerdo de usuario visitante o roaming entre AT&T, Telcel, Movistar y Altán ha acelerado la cobertura en localidades con poca población y cobertura, lo que va en línea con los objetivos de la Red Compartida.

El concurso mercantil de Altán Redes

No obstante el escenario anterior, a finales de abril de 2021 apareció el rumor de que Altán Redes analizaba acogerse a concurso mercantil con el objetivo de reestructurar sus pasivos, no obstante, el operador negó estar analizando esta opción.

Al mismo tiempo, en la junta de accionistas de Altán se aprobó un aumento de capital por 70 millones de dólares y días más tarde el operador de la Red Compartida presentó un documento titulado “Rediseño del Proyecto de la Red Compartida”, en el cual solicitó una prórroga de cuatro años para lograr el compromiso de cobertura de 92.2 por ciento del territorio nacional, de enero 2024 a enero 2028. 

En el documento, Altán propuso mantener una cobertura de 70 por ciento entre 2021 y 2025 para incrementarla a 85 por ciento en 2026 y a 92.2 por ciento en enero de 2028. La razón primordial expuesta por Altán fue que requeriría 29 mil 134 mdp en los próximos tres años para cubrir los costos de la red, así como las obligaciones financieras, por lo que el rediseño del proyecto tenía como objetivo generar un punto neutro de generación de caja positiva en 2023 que le permitiera liquidar su deuda y cumplir con su compromiso de cobertura.

En mayo de 2021, Altán incumplió el pago de un vencimiento de deuda por 600 mdp a Bancomext, Nafinasa y Banobras. No obstante, aunque logró un acuerdo de capitalización de intereses con Bancomext y Nafinsa, la debilidad financiera de Altán se evidenciaba notablemente, poniendo en riesgo el cumplimiento de cobertura nacional de 92.2 por ciento en enero de 2024.

Fue a mediados de julio cuando Altán anunció que la compañía entraba a concurso mercantil para reestructurar su deuda, confirmando el rumor de unos meses atrás. La empresa manifestó que se encontraba en negociaciones positivas con la mayoría de sus acreedores y que contaba con el respaldo de sus accionistas y del gobierno. 

Con el concurso mercantil, Altán podría mejorar su situación financiera que contempla un valor de deuda estimada en 30 mil mdp (1,500 millones de dólares) que podría comprometer la viabilidad del proyecto.

La decisión de entrar a concurso mercantil sugiere que la capitalización de 70 millones de dólares anunciada meses atrás nunca se concretó.  El CEO de Altán, Salvador Álvarez, señaló que la decisión de salir a concurso mercantil fue por lo complicado de negociar con Nokia y Huawei, sus principales proveedores de infraestructura.

Por otra parte, Altán solicitó a la jueza que dictará la sentencia sobre el concurso mercantil, “una medida cautelar en la que se ordene a todos y cada uno de los contratantes de Altán continuar con el cumplimiento de los contratos preparatorios o definitivos pendientes de ejecución”. La solicitud de Altán manifiesta el temor de la compañía de perder algunos contratos ya acordados con clientes, afectando su crecimiento orgánico.  

En el contexto anterior, Altán solicitó un crédito de emergencia por 50 millones de dólares como una alternativa a la capitalización de 70 millones de dólares que el consejo había aprobado semanas atrás, pero que no se concretó porque la compañía no estaba aún en concurso mercantil. El crédito proporcionado por parte de sus accionistas le permitirá a Altán continuar el rediseño de la empresa y operar de manera normal.

Implicaciones

Las telecomunicaciones son un factor relevante para el desarrollo económico, más aún, los beneficios para la sociedad son enormes. La crisis sanitaria ha manifestado la importancia de estos servicios, cuando la población que carece de conectividad ha sido la más afectada por los efectos de la Covid-19. 

El objetivo de la Red Compartida de incrementar la cobertura de servicios de telecomunicaciones continúa siendo un pendiente importante de la iniciativa del gobierno por abatir la brecha digital. En este sentido, junto con CFE Telecom, Altán es parte de las iniciativas para llevar conectividad a las zonas más apartadas de la población.

CFE Telecom tiene el objetivo de ofrecer “Internet para todos”, apoyándose de la Red Compartida. No obstante, el presupuesto asignado de CFE Telecom es insuficiente y el concurso mercantil que enfrenta Altán indican que los esfuerzos del gobierno para dar mayor cobertura de servicios de telecomunicaciones no tendrán los resultados esperados.

Por otra parte, el crédito de Altán por 50 millones de dólares es insuficiente en virtud de que la deuda estimada con Huawei y Nokia, sus principales acreedores, es del orden de los 800 millones de dólares, de un pasivo total estimado en 30 mil mdp (1,500 millones de dólares).

El escenario es todavía más complicado si tomamos en cuenta que los ingresos de Altán en 2019 fueron de 43 mdp (2.1 millones de dólares) y en el 2020 fueron de 175 mdp (8.7 millones de dólares), es decir, obtuvo 10.8 millones de dólares de ingresos en los dos últimos años de operaciones, cifra muy baja para soportar su nivel de endeudamiento.

En el escenario anterior, es evidente que la situación que enfrenta Altán es complicada y que aún cuando se emita la sentencia de concurso mercantil de este jugador, no será fácil lograr una posición financiera positiva en el corto plazo.

La prórroga de cuatro años solicitada por Altán muestra con claridad lo complicado de llevar la cobertura del 92.2 por ciento de la población por parte del operador de la Red Compartida. Esta situación será en el futuro mucho más difícil en función de que Altán inició operaciones en zonas rentables donde ya existían servicios móviles.

No obstante, cuando sea tiempo de llevar conectividad a zonas más alejadas y dispersas, la rentabilidad del proyecto será afectada en función de que son zonas en donde los ingresos promedio por usuario (ARPU) son muy bajos.

Por otra parte, con una Estrategia Digital Nacional (EDN) sin métricas de desempeño, una Red Compartida en concurso mercantil y CFE Telecom sin un presupuesto adecuado, será importante realizar un riguroso análisis de la viabilidad de estas tres iniciativas, replanteando los modelos de negocio que den como resultado una cobertura alcanzable. México no puede esperar hasta 2028 para dar conectividad a la mayor parte de la población.

En otro orden de ideas, los 90 MHz asignados en la banda de 700 MHz por parte del gobierno son un activo valioso por sus características de propagación y por requerir menor infraestructura para proporcionar mayor cobertura, por lo cual haber concesionado la banda de 700 MHz para este proyecto será desastroso si no se logran los objetivos planteados de la Red Compartida.

En este sentido, será primordial que el análisis de viabilidad del proyecto contemple reasignar este valioso activo. Es primordial dar cobertura, pero también rescatar activos valiosos en caso de no tener un proyecto viable.

También es importante señalar que a pesar del respaldo de las autoridades y del acuerdo de usuario visitante con los operadores tradicionales, es fundamental que la Red Compartida sea atractiva para los Operadores Móviles Virtuales (OMVs).

Al cierre de 2020, los OMVs tenían una participación de mercado de 2.1 por ciento. Este porcentaje debe incrementarse sustancialmente para que la Red Compartida tenga éxito. El motor de crecimiento del mercado de servicios móviles en tiempos recientes en México, han sido los OMVs a través de la Red Compartida.

Uno de cada dos OMVs utiliza la Red Compartida y su crecimiento actual ha sido mayor que el de los operadores tradicionales, por lo cual replantear proyecto de la Red Compartida es vital para estos jugadores.

Fuente: elaborada con datos del IFT.

.

La Red Compartida tiene el potencial de avanzar en materia de cobertura; sin embargo, no cumplir con los objetivos tendrá un alto costo de oportunidad y, al mismo tiempo, inhibirá el desarrollo económico del país por falta de competitividad. 

Es por esta razón que es necesario replantear el proyecto de la Red Compartida, en el cual debe de evitarse la politización de este proyecto como se ha politizado la reforma energética. La cobertura es primordial para el desarrollo del país.

Más allá de la politización de este importante proyecto es importante definir un nuevo plan que apoye la cobertura de la Red Compartida y que tome en cuenta que, aún cumpliendo con la meta de cobertura de 92.2 por ciento, en tiempo y forma, habrá un porcentaje de la población que aún no esté considerada, por lo que es importante que las autoridades mexicanas desarrollen un plan para también dar cobertura a esa parte de la población, con un presupuesto adecuado.

Para finalizar, el proyecto de la Red Compartida es una iniciativa con vocación social. Si bien el objetivo de dar cobertura a 92.2 por ciento de la población es una meta deseable por todos los sectores de la sociedad, la iniciativa ha tenido serios cuestionamientos desde sus inicios.

Uno de los más relevantes se refiere a la rentabilidad del proyecto. Inicialmente, existían 37 potenciales participantes nacionales y extranjeros. Con el tiempo, sólo 18 potenciales jugadores compraron las bases de licitación, pero sólo siete participantes asistieron a la sesión de preguntas y respuestas. Al final, únicamente dos participantes (Altán Redes y Rivada Networks) entregaron sus ofertas técnicas, lo cual sugiere que el proyecto es poco rentable en función de que el objetivo principal es dar cobertura a zonas donde los niveles de ingreso promedio por usuario (ARPU) son bajos, produciendo un plan de negocios poco viable para la parte privada de la Asociación Pública-Privada.

Esta problemática también enfrenta la realidad de que en México ya existe una cobertura importante en las zonas rentables y altamente rentables por parte de los operadores tradicionales, por lo que desde este punto de vista es complicado que operadores como Telcel o AT&T utilicen intensivamente la Red Compartida, reduciendo las oportunidades de ingresos potenciales de Altán.


[1] Disponible en: https://bit.ift.org.mx/SASVisualAnalyticsViewer/VisualAnalyticsViewer_guest.jsp?reportSBIP=SBIP%3A%2F%2FMETASERVER%2FShared%20Data%2FSAS%20Visual%20Analytics%2FReportes%2FM%C3%A9xico%20en%20el%20contexto%20internacional(Report)&page=vi1&sso_guest=true&informationEnabled=false&commentsEnabled=false&alertsEnabled=false&reportViewOnly=true&reportContextBar=false&shareEnabled=false.

[2] Disponible en: http://www.ift.org.mx/sites/default/files/contenidogeneral/estadisticas/omvs2020.pdf

[3] Disponible en: https://www.altanredes.com/soluciones-a-operadores/nuestra-cobertura/