El Gran Hermano de Amazon: empleará sensores para controlar a máquinas y trabajadores por igual

Los nuevos capataces de Amazon son inteligencias artificiales que pueden detectar cuándo una máquina se sobrecalienta o cuándo un trabajador está rindiendo lo que consideran sus algoritmos

0
148

El Mundo- Ángel Jiménez de Luis

El próximo objetivo de la nube de Amazon es llevar lo aprendido en los últimos años en el campo de inteligencia artificial a las fábricas y almacenes de todo el mundo. En ellas, cámaras y sensores serán pronto capaces de adivinar con antelación cuando una máquina va a estropearse, o controlar el movimiento de los operarios para mejorar el control de calidad y la seguridad en el trabajo.

Estas prestaciones, que se engloban dentro de nuevos productos de la división de infraestructura digital (AWS), se han diseñado pensando en varios escenarios de automatización pero obviamente plantean también un dilema sobre el grado de control que se ejerce sobre los trabajadores, un área en la que Amazon no goza precisamente de buena imagen.

MALAS VIBRACIONES

Uno de los productos que la compañía ha anunciado esta semana, en el marco de su conferencia AWS re:Invent, es Amazon Monitron, un pequeño sensor, no mucho más grande que una pelota de golf, que se puede acoplar a máquinas y cintas de transporte industriales. El sensor es muy barato, y se encarga de “escuchar” las vibraciones producidas por la maquinaria en su funcionamiento, junto a otros factores como la temperatura.

Gracias a los datos recopilados, el sistema Monitron es capaz de adivinar cuándo un componente de una cadena puede fallar y alertar a los responsables para realizar un mantenimiento proactivo del mismo.

La idea no es nueva en el mundo industrial. Muchas grandes fábricas cuentan con sensores y sistemas expertos destinados precisamente a anticiparse a posibles problemas, pero, con Monitron, Amazon ha creado una alternativa a una fracción del coste que, aprovechando funciones de inteligencia artificial, puede conseguir una efectividad similar a los sistemas más complejos.

Amazon, de hecho, está utilizando ya Monitron en algunos de sus centros de logística de Europa. La empresa también ha anunciado Amazon Lookout for Equipment, una alternativa para aquellas operaciones industriales que ya tengan varios sensores y sistemas de mantenimiento instalados y necesiten sólo una solución central para el proceso de los datos recopilados.

La idea, en cualquier caso, es la misma: aprovechar las herramientas de aprendizaje máquina y algoritmos de inteligencia artificial para detectar problemas que de otra forma pasarían desapercibidos o que requerirían de un equipo de inspección humano costoso.

EL OJO QUE TODO LO VE

El segundo gran anuncio, y el más problemático de cara a la privacidad y los derechos de los trabajadores, es AWS Panorama y su servicio asociado, Amazon Lookout for Vision. Se trata de un conjunto de herramientas y dispositivos diseñados para procesar las imágenes captadas por cámaras de seguridad ya instaladas en fábricas y sobre las que se añaden nuevas funcionalidades.

AWS Panorama es el dispositivo que hace esto posible. Una vez conectado a la red interna, Identifica automáticamente los flujos de cámara existentes y comienza a interactuar con ellos. Y luego está Amazon Lookout for Vision, el conjunto de servicios en la nube de Amazon que permiten identificar automáticamente anomalías visuales en estas imágenes capturadas por AWS Panorama.

Qué se considera un anomalía es la parte que más dudas plantea en esta futurista ecuación. Amazon Lookout for Vision se puede usar, por ejemplo, en los procesos de control de calidad para identificar problemas o cuellos de botella dentro de una cadena de montaje.

Puede también identificar problemas de diseño en componentes, por ejemplo, determinando de forma automática si una pieza tiene una imperfección o si no se ha aplicado el color correcto en la fase de pintado. Es lo suficientemente sofisticado incluso para funcionar con variaciones en el ángulo de la cámara, la pose y la iluminación que surgen de los cambios en los entornos de trabajo.

Pero puede utilizarse también para el control de los propios empleados, no solo de los procesos. En uno de los ejemplos que Amazon mostró durante AWS re:Invent, el sistema utilizaba las cámaras de seguridad instaladas en las fábrica para detectar los flujos de movimiento de los trabajadores y reconocer cuándo no se estaba cumpliendo con el distanciamiento social impuesto, o si algunas de las personas no tenía puesto el equipo protector necesario.

Varias empresas, entre ellas el fabricante de instrumentos musicales Fender, Siemens, o BP, han empezado a experimentar con este tipo de herramientas en sus procesos de fabricación, que ahora estarán disponible para todos los clientes de AWS.

“A medida que los clientes han comenzado a utilizar la nube para recopilar y analizar datos industriales, también han pedido nuevas formas de incorporar el aprendizaje automático para ayudar a dar sentido a los datos e impulsar aún más la eficiencia operativa“, explican desde Amazon.

VIGILADOS POR TODOS LOS FRENTES

Un sistema de estas características plantearía un serio dilema ético independientemente de la compañía que lo desarrollase, pero siendo Amazon, el problema de imagen es evidente. La compañía ha encadenado en los últimos años varias protestas por parte de sus trabajadores por las condiciones que impone en sus centros de logística en todo el mundo, y su feroz oposición a la presencia de sindicatos.

El mes pasado, sin ir más lejos, la publicación tecnológica Motherboard descubrió varios documentos internos de Amazon en los que se rastreaban las actividades sindicales de los trabajadores. La compañía habría contratado incluso los servicios de la agencia de detectives Pinkerton, famosa en EE.UU. por haber conseguido en el pasado frenar los intentos de organización sindical en varios sectores.

En 2019 Amazon también tuvo que hacer frente a varias críticas por sus políticas de recursos humanos y el sistema de evaluación automatizada de la productividad de los trabajadores de los almacenes, que algunos empleados han descrito como draconiano.

Durante la pasada semana (la temporada de mayor actividad para el gigante del comercio electrónico), miles de trabajadores en 15 países orquestaron varias protestas apoyándose en el hashtag Make Amazon Pay (haz que Amazon pague), demandando mejores condiciones laborales y salarios más elevados.

Amazon, que ha tenido un año record debido a la pandemia (los confinamientos han disparado las cifras del comercio electrónico en todo el mundo), ha anunciado recientemente que pagará en EE.UU. un bonus a todos los empleados de primera línea que hayan trabajo expuestos a los riesgos del COVID-19.

Durante la presentación de Amazon Lookout for Vision también explicó que el sistema no permitirá reconocimiento facial a través del vídeo o identificar individualmente a las personas de la imagen, y dio a entender que cancelará la prestación de sus servicios a empresas que abusen esta tecnología en materia de privacidad o tratamiento de datos personales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here