Smart City está de moda. Casi toda ciudad más o menos densamente poblada se presenta a sí misma como una ciudad inteligente o en vías de serlo. Este fenómeno se repite en el mundo entero y, por supuesto, América Latina no es la excepción.

Decenas de conferencias (hoy webinars) a nivel nacional, regional e internacional bajo el título de “Smart Cities” se celebran cada año, donde las ciudades compiten por ser la más inteligente y los organizadores entregan distinciones que luego las administraciones utilizan como herramienta de marketing político. Además, decenas de nuevas empresas se han formado, o transformado, en proveedores de “soluciones” de ciudad inteligente.

Pero aún dentro de este auge, no parecería estar del todo claro qué se entiende propiamente por una “Smart City”. Algunos de los reconocimientos internacionales destacan, por ejemplo, la peatonalización de calles y su transformación en caminos más amigables para las personas, la creación de espacios verdes o distintas modalidades de transporte público, todas cuestiones que básicamente son políticas de urbanismo y que en muchos casos no tienen conexión alguna con la tecnología, el elemento distintivo de una política “smart”.

¿Qué es una ciudad inteligente?

En el caso de América Latina, la ciudad ícono en materia de desarrollo es Medellín, Colombia. Considerada la ciudad más peligrosa del mundo en 1991,[1] Medellín combinó la recuperación del espacio público con emprendimientos sociales y la reconversión de la fuerza policial,[2] transformándose en un ejemplo de recuperación.

Pero Medellín logró esto mucho tiempo antes del auge de la conectividad móvil y el Internet de las Cosas. Sus “políticas inteligentes” fueron, en definitiva, políticas de planeamiento urbano, seguridad pública, educación y desarrollo social, con muy poco uso intensivo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

Sin embargo, al día de hoy los programas públicos que Medellín implementó hace años continúan recibiendo reconocimientos internacionales como “soluciones inteligentes”. Por ejemplo, durante 2018 Medellín fue finalista en una conferencia regional sobre ciudades inteligentes en el rubro de desarrollo urbano sostenible y movilidad, por su proyecto de remodelación de un parque público, el cual compitió con la peatonalización de una calle en Santiago de Chile y el sistema de transporte teleférico en La Paz, Bolivia.[3] Ninguno de estos tres proyectos -que sin duda contribuyen a mejorar la calidad de vida de los habitantes de esas ciudades- utilizó las TIC como herramienta esencial.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entiende que las ciudades inteligentes “usan conectividad, sensores distribuidos en el ambiente y sistemas computarizados de gestión inteligente para solucionar problemas inmediatos, organizar escenarios urbanos complejos y crear respuestas innovadoras para atender las necesidades de sus ciudadanos (…). Las tecnologías de las Smart Cities integran y analizan una cantidad inmensa de datos generados y capturados en diferentes fuentes que anticipan, mitigan e inclusive previenen situaciones de crisis”.[4]

En esta definición puede verse cómo el componente tecnológico, tanto en su fase de obtención de datos como en su procesamiento y utilización, resulta un elemento esencial de lo que se define y entiende como “ciudad inteligente”.

El mejor ejemplo de esto lo dio Wim Elfrink, ex vicepresidente Ejecutivo de Soluciones Emergentes de Cisco: “Si tienes un problema de estacionamiento y construyes nuevas playas de estacionamiento, esa no es una política de ciudad inteligente. Si pones letreros inteligentes a la entrada de cada zona de estacionamiento con el número actual de lugares disponibles, te estás acercando al concepto (usando la tecnología para ahorrar tiempo evitando que los autos entren a una zona sin lugares vacantes), pero aún eso no es una política de ciudad inteligente. Pero si conectas todos los espacios de estacionamiento en la ciudad y provees a los conductores con la información de dónde estacionar, inclusive reservando el espacio una vez que el auto se encuentra cerca del lugar, esa sería una política de ciudad inteligente perfecta, usando datos en tiempo real para proveer un beneficio para el usuario y para la ciudad en general”.[5]

¿Dónde está hoy América Latina?

El 80 por ciento de la población de América Latina vive en ciudades, cuando esta cifra era sólo de 50 por ciento en 1960.[6] Las ciudades latinoamericanas han tenido serias dificultades en absorber grandes concentraciones de personas provenientes de las áreas rurales, con un incremento exponencial de personas viviendo en barrios marginales. Si se compara con el resto del mundo, América Latina está 25 puntos por encima de la media mundial en términos de población urbana.[7]

En cuanto a los niveles de pobreza, la tasa regional (pre Covid-19) es de 28 por ciento sobre el total de la población, aunque las ciudades latinas tienen una media de 24 por ciento.[8] Con uno de cada cuatro personas viviendo bajo la línea de pobreza, la oportunidad para crear ciudades inteligentes se presenta difícil.

Lo mismo puede decirse en cuanto a la inseguridad. América Latina es la región más peligrosa del mundo: las 10 ciudades con la mayor tasa de homicidios en el mundo quedan en América Latina[9] y en el top 50, 42 son latinas.[10] La región, con 9 por ciento de la población total del mundo, concentra alrededor de 35 por ciento de los homicidios globales.[11] [12] Como dijo Sergio Kaufman, presidente de Accenture en Argentina, “el icono de una ciudad inteligente es el smartphone; si te roban el teléfono, todo se cae”.[13]

En cuanto a la conectividad, uno de cada dos latinoamericanos no tiene ningún tipo de acceso a Internet, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).[14] La brecha dentro de la región es gigante, con países como Haití o Cuba con un acceso cercano a 10 por ciento, cuando otros países como Argentina, Uruguay o Chile tienen cerca de 60 por ciento de usuarios de Internet.

Hacia adelante

Con todos estos problemas de pobreza, inseguridad y falta de acceso, las ciudades latinoamericanas se enfrentan a un desafío mucho mayor que sus pares de otras regiones del mundo a la hora de diseñar sus proyectos de Smart City. Grandes urbes como Buenos Aires, Medellín o Río de Janeiro están haciendo ciertos esfuerzos presupuestarios para modernizar tanto su infraestructura urbana como los servicios que brindan a los ciudadanos, desde semáforos inteligentes para mejorar la movilidad hasta la instalación de cámaras de vigilancia para mejorar la seguridad pública.

Pero como hemos visto, el camino hacia las ciudades inteligentes queda aún muy lejos. América Latina necesita de un liderazgo capaz de iniciar políticas a largo plazo y destinar recursos económicos a proyectos que no relucen en la superficie como un nuevo parque o una nueva estación de bus. El aprovechamiento de datos puede optimizar el consumo de energía eléctrica o de agua corriente, reducir la contaminación del aire, mejorar la congestión del tránsito y reducir los niveles de generación de basura: básicamente, tiene el potencial de mejorar significativamente la calidad de vida de las personas. Y todo ello junto a una reducción importante del gasto público.

Es sólo cuestión de empezar, aunque sea despacio. Algunas ciudades de la región ya arrancaron.


[1] https://worldsbestnews.org/news/peace-in-the-worlds-most-dangerous-city/

[2] https://www.lanacion.com.ar/1086692-medellin-ataca-la-violencia-con-inclusion

[3] http://2018.smartcityexpolatam.com/awards

[4] https://www.iadb.org/es/noticias/comunicados-de-prensa/2016-08-01/50-soluciones-inteligentes-para-ciudades por ciento2C11529.html

[5] https://www.mckinsey.com/industries/public-sector/our-insights/the-smart-city-solution

[6] https://data.worldbank.org/indicator/SP.RUR.TOTL.ZS?locations=ZJ&view=chart

[7] https://data.worldbank.org/indicator/SP.RUR.TOTL.ZS?view=chart

[8] http://estadisticas.cepal.org/cepalstat/Perfil_Regional_Social.html?idioma=spanish

[9] https://cnnespanol.cnn.com/2018/03/07/ciudades-mas-peligrosas-latinoamerica-los-cabos-mexico/

[10] https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43318108

[11] https://www.clarin.com/mundo/america-latina-region-violenta-planeta-39-homicidios_0_whqumywiC.html

[12] https://www.lanacion.com.ar/2141579-de-capitales-del-delito-a-ciudades-modelo-claves-para-reducir-la-violencia-urbana

[13] https://www.ft.com/content/7eac10d4-f9e5-11e6-bd4e-68d53499ed71

[14] https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/43670/S1800532_en.pdf?sequence=1&isAllowed=y

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here