El Comercio-Andrea Rodríguez

Con la adopción de la tecnología 5G, los cibernautas podrán mejorar su velocidad de conexión a Internet. Esta es una de las principales ventajas de este nuevo estándar, cuya adopción promete revolucionar el mundo de las comunicaciones a escala mundial.

Mientras la tecnología de cuarta generación alcanza hasta los 100 megabites por segundo (Mbps), las redes de quinta generación serán capaces de superar hasta 10 Gigabits por segundo (Gbps).

Esto quiere decir que la nueva generación (5G) es 100 veces más rápida que la actual tecnología. De hecho, cuando se implemente por completo, un usuario podrá, por ejemplo, descargarse una serie de televisión en su teléfono móvil en apenas pocos segundos.

Pero el país requiere avanzar en al menos cinco aspectos para implementar esta tecnología de alta velocidad. Uno de ellos es nueva infraestructura, ya que la tecnología para esta red es diferente a la desplegada en generaciones anteriores (2G, 3G y 4G), especialmente con las radiobases que brindarán el servicio al usuario, considera Andrés Reyes Castro, ingeniero en Telecomunicaciones.

Antes, el Estado debe asignar a las operadoras el espectro radioeléctrico requerido para la operación de esta nueva tecnología; esto puede tomar tiempo. La concesión de la banda de 3,5 GHz, anunciada por el gobierno de Lenín Moreno, es la banda de frecuencias en la cual las operadoras desplegarán la tecnología 5G.

Como se trata de una nueva tecnología, esta debe operar en frecuencias diferentes a las usadas en las redes celulares actuales, con la ventaja de que esta banda permitirá velocidades de conexión superiores a las que tienen los ecuatorianos actualmente con las redes 4G.

El objetivo de la concesión es incrementar el uso del espectro radioeléctrico hasta en 82%, según el plan oficial. El ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, admitió hace unos días que el costo por el uso del espectro (12% en relación con los ingresos) es alto en Ecuador respecto de otros países de la región, lo que ha vuelto poco atractivo invertir en el país.

El Gobierno cree que se debe seguir un modelo donde el Fisco no recibe dinero por el uso del espectro, a cambio de que las operadoras reinviertan, como ocurre en Chile.

Ir a un modelo similar requiere de una reforma a la Ley de Telecomunicaciones, a fin de mejorar las condiciones para atraer la inversión, dijo. El Gobierno desarrolla las bases del concurso con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“El cambio de modelo es lo más positivo. Esto lo hemos propuesto desde hace algún tiempo. Hemos tenido conversaciones con los ministros de Economía y Telecomunicaciones”, subrayó Jorge Cevallos, director de la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones (Asetel).

La empresa Claro dijo el mes pasado que veía con “optimismo” los nuevos lineamientos del Mintel.

“No solo se trata de asignar nuevo espectro, sino de revisar paralelamente costos, barreras de ampliación, criterios de asignación y la seguridad jurídica”. Hugo Carrión, ingeniero en Telecomunicaciones, precisó que para que la tecnología 5G funcione se requiere mayor ancho de banda en el espectro radioeléctrico. A este espectro se lo puede comparar con una autopista. “Si se quiere que haya más autos hay que ensanchar la carretera y eso es lo que se necesita con el 5G”.

Un tercer aspecto requerido para aprovechar las ventajas de esta tecnología es que las radiobases de telefonía móvil agreguen este nuevo estándar.

“Una parte de la radiobase es la antena y esta tiene los sistemas de conmutación, donde las llamadas se conectan y se distribuyen. Estas radiobases deben tener el estándar 5G”. Un cuarto requisito, indica Carrión, es que el usuario tenga celulares compatibles con el 5G, por lo cual cree que se requiere tiempo para la adopción de esta tecnología.

Reyes añade que en un inicio esta tecnología será costosa, como sucedió con las redes 4G, pero a medida que aumente la demanda los costos se reducirán. Como referencia, en Corea de Sur, donde las operadoras ya tienen redes 5G, un plan de 150 GB cuesta USD 66.

Por último, en el país tendrán que hacer pruebas antes de un lanzamiento comercial. El Gobierno ofreció iniciar esta fase experimental en 2020.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here