El presente y futuro de la telemedicina en Panamá

0
62

La Estrella de Panamá Yelina Pérez Sánchez

La telemedicina viene tomando auge desde hace más de dos décadas, sin embargo, con el surgimiento de la crisis sanitaria por la pandemia se puso de manifiesto la importancia de la digitalización de los sistemas de salud y la forma como se realiza la atención a los pacientes, así como la organización de las diversas actividades asistenciales a fin de evitar contagios.

En Panamá, fue recientemente sancionada la Ley 203 del 18 de marzo de 2021 que crea el Sistema de Telesalud en el país y tiene como propósito coadyuvar al descongestionamiento hospitalario, utilizando la modalidad médico-paciente mediante el uso de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC).

Ahmed Herrera, asesor legal de la Asamblea Nacional, explicó que la telemedicina tiene estándares y principios básicos por lo que esta ley reglamenta cómo debe ser la atención de los ciudadanos y establece que todo profesional de la salud que preste el servicio bajo esta modalidad tiene que brindar calidad de atención, mantener la seguridad de la información de cada paciente, así como priorizar el uso adecuado, el balance, accesibilidad, seguridad y confidencialidad de los datos proporcionados por la persona contemplados en la Ley 68 de 2003, sobre protección de los datos personales en el sector salud.

“En conjunto con el diputado Raúl Fernández, proponente de la Ley 203, nos pusimos a ver cómo andaba el tema de la telemedicina en el país y el mundo, el tipo de legislaciones, así como también el tipo de tecnologías disponibles y en esa búsqueda nos dimos cuenta de que Estonia es pionero en servicios de telesalud. Cada persona en este país europeo que ha visitado a un médico tiene un registro de salud electrónica en línea que se puede rastrear”, mencionó Herrera durante el conversatorio ‘Ley 203: presente y futuro de la telemedicina en Panamá’.

Para Herrera, esta modalidad aplicada en Estonia es tan segura que una vez que la persona está identificada con la tarjeta electrónica, la información de salud se mantiene completamente protegida y al mismo tiempo accesible a las personas autorizadas; es ahí donde intervienen las nuevas tecnologías que “hoy tenemos a nuestra disposición, pues ayudan a mitigar las amenazas internas de los datos del paciente y la idea es que algún día Panamá logre llegar allá”, detalló Herrera.

Un alivio al sistema con base jurídica

El abogado reconoció que la pandemia ha demostrado que la tecnología juega un papel fundamental en el sector salud y es un método efectivo para descongestionar hospitales, realizar diagnósticos iniciales con mayor celeridad y monitorear pacientes de manera remota.

Según Herrera, la ley también señala que cualquier entidad privada, que así lo desee, puede implementar medidas de telesalud, siempre que cumpla con los lineamientos establecidos en esta normativa.

“El decreto incorpora figuras jurídicas como teleorientación y teleapoyo y delimita la responsabilidad de los prestadores de servicios de telesalud y telemedicina, a través del uso de plataformas digitales, aplicaciones móviles y tecnologías como la inteligencia artificial manteniendo una comunicación rápida, eficaz y permanente con el paciente sin que tenga que salir de casa”, expresó Herrera.

La Ley 203 adiciona un numeral al artículo 291 del Código Penal sobre agravantes en caso de vulneración a la seguridad informática de las bases de datos o sistemas informáticos de hospitales, o cualquier entidad que maneje información relativa a datos de carácter médico y, por lo tanto, datos sensibles para el individuo.

“La telemedicina es una tendencia que ha llegado para quedarse, por lo que a través de la tecnología “queremos lograr que todas las personas que necesitan atender su salud puedan hacerlo en el momento en que lo requieran y sin tener que desplazarse”, subrayó.

¿Qué casos se pueden tratar a distancia?

Ante el avance de las tecnologías móviles y electrónicas, la telemedicina es más accesible que nunca. María Elena Marín, médica internista e infectóloga, puntualizó que a través de este método se pueden atender varias especialidades o necesidades de salud, como por ejemplo, psiquiatría, problemas neurológicos, enfermedades crónicas. “Una de las cosas que observamos con esta pandemia es que los pacientes con dolencias crónicas no estaban asistiendo a las consultas médicas y sabemos que son prioritarias todas las personas hipertensas o diabéticas; si no eran atendidas a tiempo, íbamos a tener un problema de salud pública y por eso se empieza a impartir telemedicina para su cuidado”.

También “notamos que los pacientes oncológicos debían hacer uso de las herramientas tecnológicas para su debida atención, puesto que corren el riesgo de contraer infecciones intrahospitalarias”, resaltó la especialista en atención de pacientes con la covid-19.

“Cuando damos seguimiento a estos pacientes que se encuentran sin defensas vemos que hallan un gran beneficio al usar la telemedicina porque ayuda a disminuir la morbimortalidad, es decir, reduce la posibilidad de contraer enfermedades no relacionadas a su dolencia principal”, reconoció.

Según Marín, actualmente los médicos solo se entrenan para aprender a usar la tecnología, y hacer telemedicina implica aspectos importantes a la hora de establecer la relación médico-paciente. “El éxito de la telemedicina dependerá de cada médico y de las habilidades blandas que adopte para crear una relación médico-paciente a través de la pantalla, viéndonos cara a cara en tiempo real a través de video en vivo (telemedicina sincrónica). “Es sumamente importante para que el paciente se sienta atendido, que esté entrenado para compartir imágenes, análisis de laboratorio o resultados de exámenes para que puedan ser interpretados por el médico tratante, por lo que se pueden utilizar dispositivos como cámaras de teléfonos inteligentes, estetoscopios digitales, oftalmoscopios, otoscopios y biosensores portátiles (dispositivos de monitoreo remoto). Independientemente de cuál sea su especialidad, la historia con el paciente será un éxito”, reconoció.

“Los profesionales de la salud que nos hemos entrenado en telemedicina tenemos que ver desde la historia clínica, confirmar una y otra vez la información que brinda el paciente al ser atendido, para entonces indicar un diagnóstico, recetas médicas, exámenes de laboratorio u otro análisis, y hasta sugerir un sitio de atención hospitalaria de ser necesario; todo esto hace que la persona confíe en el médico y en las plataformas tecnológicas”, mencionó.

La experta subrayó que muchas veces los médicos y los pacientes se sienten preocupados porque no saben cuáles patologías pueden ser atendidas, por lo que aseguró que la Asociación Mundial de Medicina ha señalado que el 70% de las patologías pueden ser atendidas de manera segura y efectiva a través de la telemedicina. Además, aclaró que es muy importante derribar esos mitos relacionados con la telemedicina y sus respectivos aplicativos, ya que hoy en muchos países, como Panamá, esta modalidad ya es una realidad.

Actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) tienen programas específicos con cada uno de los países para implementar servicios de telemedicina en cada uno de ellos, y en Panamá los servicios de telesalud se trabajarán con el Ministerio de Salud (Minsa) y a la Caja de Seguro Social (CSS) según lo dictamina la Ley 203.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here