El rompecabezas de la transformación digital

226

Milenio Eduardo López

En abril del año pasado, cuando todos tuvimos que empezar a pasar mucho más tiempo en nuestras casas, las búsquedas de rompecabezas alcanzaron su mayor pico de los últimos cinco años. Más allá de ser un hobby divertido, que ocupa muchas horas y que ofrece la posibilidad de juntar a toda la familia alrededor de una mesa, creo que representa muy bien los desafíos de nuestro tiempo: todas las piezas están a nuestra disposición pero se requiere dedicación y foco para el proceso de juntarlas. Mi misión trabajando con tecnología es poder ayudar a las empresas en América Latina a resolver sus problemas más desafiantes, y ese proceso se parece mucho al de juntar las piezas del rompecabezas. Nosotros como proveedores tenemos algunas partes y nuestro cliente tiene otras; alrededor de la mesa de trabajo, ahora virtual, juntamos las que encajan.

Pensar en la transformación digital, de la mano del potencial de las tecnologías de la nube, como un rompecabezas, es poderoso porque nos invita a entender que todas las piezas son necesarias. Por un lado, está la pieza de la tecnología en sí; la nube hoy ofrece un conjunto de posibilidades para las empresas que quieren o necesitan reinventar sus negocios. El almacenamiento de datos y la capacidad de correr aplicaciones en la nube genera optimización de costos y eficiencia operacional. Una vez ahí, es más fluído promover integraciones con tecnologías nativas de la nube, como las aplicaciones avanzadas de análisis de datos y de inteligencia artificial, que permiten traer nuevos niveles de entendimiento de lo que está pasando puertas adentro, pero sobre todo conocer mejor a nuestros clientes y anticipar sus demandas. También tenemos la pieza de la cultura de innovación que nos permite crear un terreno fértil para que surjan nuevas ideas y tomar más riesgos. Otra pieza que no puede faltar en nuestro rompecabezas es la seguridad; un proveedor de nube tiene que poder defender a sus clientes contra amenazas en constante evolución. Éstas son los elementos más presentes en los proyectos que llevamos adelante con líderes de industria en México y en el resto de la región.

Pero hay otra pieza tan importante como todas las otras. Como cualquiera que ya armó un rompecabezas sabe: para ver la imagen completa son necesarias todas las piezas. Y lo que a veces falta es entender que la transformación no sucede de un día para otro y que hasta ver la imagen final es crítico mantener el foco y la dedicación. Sabiendo que esta pieza es tan fundamental como las otras, como aliado tecnológico de las empresas en América Latina, he trabajado fuertemente con mi equipo para asegurarnos que estamos listos para dar el soporte que las empresas necesitan a lo largo de toda su jornada. Esto quiere decir que estaremos ahí desde el comienzo, para entender el problema, para diseñar soluciones a cuatro manos y seguiremos juntos para verlas corriendo.

El rompecabezas de la transformación digital está completo cuando todas las piezas encajan para que cada organización pueda reimaginar sus posibilidades a través de la innovación basada en datos. De nuestro lado, estamos cada día más entusiasmados de estar con nuestros clientes alrededor de la mesa virtual con las piezas delante nuestro y trabajar para formar la imagen de innovación que cada organización imagine para sí.