La administración del Presidente estadounidense, Donald Trump, informó que no extenderá la fecha límite del 20 de septiembre para que ByteDance, con sede en Beijing, venda los activos estadounidenses de TikTok, por lo que de no concretarse alguna negociación, la app será prohibida en todo el país.

Hasta el momento, hay algunas empresas estadounidenses interesadas en TikTok, como Microsoft, Oracle, Twitter e incluso Walmart; sin embargo, existen dificultades a nivel técnico, por lo cual el atractivo de la plataforma más popular entre la generación Z podría disminuir.

Entre una de las dificultades más importantes está el hecho de que el código de software utilizado en las aplicaciones de ByteDance, incluido TikTok, fue construido por ingenieros y desarrolladores de Beijing, de modo que a nivel técnico es difícil separar TikTok.

Aunado a esto, China rediseñó recientemente las leyes de control de exportaciones que cubren tecnologías de Inteligencia Artificial (IA), y ByteDance respondió que “seguirá estrictamente” las nuevas reglas, lo cual podría evitar que TikTok sea menos atractiva para una adquisición debido a que las leyes cubren el algoritmo de IA de la plataforma de videos cortos.

TikTok también presentó una demanda contra la administración estadounidense el mes pasado, sosteniendo su desaprobación a “la posición de la Administración de que TikTok es una amenaza para la seguridad nacional”. La plataforma aclaró que ha tomado “medidas extraordinarias para proteger la privacidad y seguridad de los datos” de sus usuarios.

Expertos en ciberseguridad han señalado que las prácticas de recopilación de datos de TikTok son similares a otras aplicaciones de redes sociales que dependen de los ingresos por publicidad; sin embargo, una de las preocupaciones gira en torno a que pueda verse obligada a atender las demandas de datos del gobierno chino.

Las preocupaciones de seguridad aumentaron luego de que un análisis del Wall Street Journal señalara que TikTok utilizó una función del sistema operativo Android diseñada para limitar la cantidad de datos, incluidos los identificadores únicos llamados direcciones MAC, que las aplicaciones pueden recopilar; no obstante, el WSJ sostuvo que TikTok abandonó la práctica en noviembre, aunque demasiado tarde para no sembrar dudas importantes sobre los desafíos de seguridad.

Las tensiones entre Estados Unidos y China que han sido estandarte de la administración de Trump llevaron a Kevin Mayer a renunciar a su puesto de CEO en TikTok, luego de su integración en mayo de este año al dejar su puesto como jefe de contenido directo al consumidor de Disney.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here