El Economista Rodrigo Riquelme

Un tuit de la presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económico, Alejandra Palacios, atiza la controversia entre ese regulador de competencia y el regulador de las telecomunicaciones, el IFT, en torno a las facultades que cada uno tiene para supervisar los mercados de la economía digital.

“Primera en ponérmela.”, escribió en Twitter Jana Palacios el 26 de agosto del 2020, al citar el tuit de un usuario en que se leía “No todo lo digital son telecomunicaciones” Una camiseta que diga”.

El tuit de la comisionada presidenta Jana Palacios le sigue a varias decisiones del regulador que preside, la Cofece, que buscan incrementar sus acciones de supervisión en mercados como el del comercio electrónico y la publicidad digital. Los agentes económicos que participan de estos mercados y sus operaciones pueden entrar en ocasiones dentro de las facultades de supervisión de otro regulador, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

La controversia entre la Cofece y el IFT suscitó cuando el IFT reclamó para sí la facultad para dirimir la concentración entre Uber, un servicio de transporte privado por aplicación, y Cornershop, un servicio de logística de última milla para el comercio electrónico. El regulador de las telecomunicaciones reclamó la facultad para supervisar la adquisición de la plataforma de reparto de productos a domicilio por parte del gigante del transporte. Su argumento fue que la concentración tendría un impacto en los servicios de telecomunicaciones, en las redes de telecomunicaciones y en los operadores de esta industria. Pero el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones ratificó que la facultad para analizar la adquisición correspondía a la Cofece.

“En términos generales, el Poder Judicial lo que dijo es que si los servicios prestados no son de la materia de telecomunicaciones, la competencia es de la comisión y en el caso del mercado de la publicidad el internet es un insumo. Lo que vamos a analizar es cómo se comporta el mercado de la publicidad y si se realiza online, internet sólo es un insumo”, dijo Sergio López Rodríguez, titular de la Unidad Investigadora de la Cofece, en una entrevista reciente.

Otro capítulo de la controversia fue el anuncio que hizo la Cofece el 24 de agosto acerca del inicio de una investigación de oficio sobre el mercado de la publicidad digital en México. Este mercado, que dominan empresas tecnológicas como Google, Facebook y Amazon, muestra ciertas convergencias con el de las telecomunicaciones, sobre todo por aquellos servicios como YouTube, hermano corporativo de Google, que son considerados Over the Top (OTT), es decir: servicios digitales que, según la “visión regulatoria de las telecomunicaciones y la radiodifusión, 2019-2023” del IFT, “se pueden considerar sustitutos potenciales de los servicios tradicionales de telecomunicaciones y de contenido audiovisual”.

Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), cree que el origen de la controversia entre ambos reguladores se produjo cuando el Legislativo mexicano le quitó la competencia para regular el mercado de las telecomunicaciones a Cofece para dársela al IFT en exclusiva, entre 2013 y 2014 como parte de la reforma del sector. Ahora, la comisión “está buscando cuáles otros mercados regular”, dijo Bravo consultado sobre el tema.

De acuerdo con Bravo, ambos reguladores quieren atraer la supervisión sobre temas digitales porque abordan mercados que están en crecimiento, lo que supone una razón más política que técnica. “Los mercados que más están creciendo y que están teniendo más impacto en prensa y de forma política son los mercados digitales o de internet”, dijo el analista.

“No todas las telecomunicaciones son fierros”

Tanto el tuit original “No todo lo digital son telecomunicaciones” como su cita por Jana Palacios hicieron eco entre funcionarios del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). “‘No todas las telecomunicaciones son fierros’, una camiseta que diga”, respondió en Twitter David López Osorio, quien forma parte de la Unidad de Competencia Económica del IFT. Marisol Nava León, quien trabaja en la misma unidad, contestó al tuit de López Osorio de la misma forma en que lo hizo la comisionada presidenta de la Cofece: “Primera en ponérmela”.

El comisionado del IFT Javier Juárez Mojica escribió también en la plataforma que “Además de las camisetas, es muy importante discutir a fondo el tema y sus muchas aristas”.

Para Jorge Bravo, presidente de la Amedi, aunque Palacios tiene cierta razón acerca de que no todo lo digital supone hablar de redes de telecomunicaciones, lo cierto es que las aplicaciones, los mercados y la economía digital están basadas en infraestructura de telecomunicaciones.

“Tiene la razón en parte, porque definitivamente no todo es redes o servicios de telecomunicaciones y no todos son servicios por suscripción. Por lo tanto, en efecto, no todo lo digital son telecomunicaciones, pero nada que sea digital puede existir sin las redes de telecomunicaciones”.

De acuerdo con Bravo, la publicidad es un mercado que normalmente ha regulado la Cofece, ya que no se trata de un sector audiovisual o de transmisión de datos. “La investigación sobre publicidad no tiene mucho que ver con la tecnología, más bien se trata de cómo acceden las empresas, si hay barreras de entrada o tarifas predatorias, si se limita la competencia de otras plataformas publicitarias; nada de eso tiene que ver necesariamente con redes, con servicios o con infraestructura, sino que se limita a un mercado de publicidad en el entorno digital”.

El tuit de Jana Palacios se suma a la serie de tropiezos que ha habido entre el regulador que dirige, la Cofece, y la autoridad en materia de telecomunicaciones, el IFT, y todo parece indicar que no será el último episodio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here