El valor económico anual de compartir datos entre sectores público-privado llegaría a 3 billones de dólares en 2020

1
345

El uso de los datos de forma colaborativa debe ser el eje central para crear una sociedad más inclusiva, innovadora y resistente, en el contexto de una Cuarta Revolución Industrial. Cuando los datos se comparten, vinculan y combinan a través de límites sectoriales e institucionales, se produce un efecto multiplicador, y puede ayudar a combatir epidemias, reaccionar ante desastres naturales y promover la protección ambiental.

Son pocos los casos a nivel global de colaboración de datos público-privada. Hasta el momento, el impacto del uso de datos es menor, y un conjunto de riesgos legales, técnicos, sociales, éticos y comerciales ha creado un entorno donde los incentivos para la innovación se han estancado. Y la falta de confianza es mayor.

A la vez, si se usan incorrectamente será la fuente de resultados peligrosos e indeseables.

Según un informe realizado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en conjunto con McKinsey, es momento de que esta colaboración progrese para abordar algunos de los desafíos humanitarios y de desarrollo sostenible más apremiantes del mundo.

De 2017 a 2019, el número de empresas que forman asociaciones relacionadas con datos aumentó de 21 a 40 por ciento. McKinsey estima que la conexión de datos entre instituciones y límites geográficos podría generar aproximadamente 3 billones anuales en valor económico para 2020.

Dada la probabilidad y la severidad de los brotes de enfermedades y los desastres naturales que resultan del cambio climático, el informe solicita un mayor enfoque sobre cómo los datos del sector privado pueden usarse para la preparación ante epidemias y la preparación para desastres naturales.

El estudio, que refleja una revisión de estudios de casos, entrevistas a expertos y resultados de talleres globales, señala asimismo la necesidad de una compresión holística, interactiva y basada en la colaboración público-privado.

Los hallazgos apuntan a cinco áreas para que los líderes se centren en fortalecer la confianza:

– Garantizar que todas las partes interesadas relevantes estén comprometidas con los resultados compartidos.

– Operacionalizar los principios de gobernabilidad de datos responsables: que se construya una infraestructura técnica y de gobernanza segura, resiliente y apta para el propósito, que invierta en evaluaciones de impacto de datos para identificar los riesgos para poblaciones y comunidades vulnerables.

– Ofrecer información que sea alcanzable, precisa, justa y explicable: verificar la procedencia, integridad y precisión de las entradas de datos.

– Respaldar a los líderes y los usuarios con las habilidades y los recursos para usar los datos: invertir en capacidades para crear una cultura de datos dentro de las organizaciones.

– Establecer una economía sostenible para asegurar un impacto a largo plazo.

“La colaboración de datos público-privados es fundamental para construir un futuro digital compartido que sea más inclusivo, confiable y sostenible”, señaló Derek O’Halloran, director del Futuro de la Economía y Sociedad Digital del Foro Mundial Económico.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here