El Economista Ernesto Piedras

La suma de esfuerzos de individuos, hogares, empresas y gobierno está haciendo frente a los impactos provocados por el Covid-19 en todos los ámbitos, económico, social, sanitario, entre otros, con contribuciones categóricas y fundamentales para reducir sus estragos.

En este sentido, en días recientes, fue dado a conocer por parte de los operadores de telecomunicaciones fijas, junto con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), un acuerdo que busca evitar desconexiones de población de escasos recursos, como consecuencia del escenario económico negativo derivado de la crisis de la salud pública. (Disponible en bit.ly/2XWTsYD)

Iniciativas como ésta han tenido lugar en distintos países y buscan brindar alternativas de conexión a los hogares en México, especialmente, a los más vulnerables económicamente.

Redes fijas en apoyo de los mexicanos. De acuerdo con lo señalado por el Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (Idet), los operadores que participan en esta iniciativa ante la contingencia para apoyar a los mexicanos proveen servicios a 98% de los hogares con acceso a internet fijo del país. Esto representa un esfuerzo conjunto extraordinario de apoyo a la población para que continúe comunicada, conectada, informada y entretenida. (Disponible en bit.ly/3eIoN7c)

También, pone de manifiesto la suficiencia en capacidad, baja latencia y robustez del despliegue de las redes fijas, como consecuencia del intensivo ejercicio de recursos de inversión en infraestructura desde hace más de una década por parte de estos operadores, especialmente, aquellos cableros.

Inversiones intensivas para el beneficio social. De acuerdo con las estadísticas más recientes publicadas por el IFT, la inversión acumulada dedicada al despliegue y desarrollo de redes de telecomunicaciones ascendió a $386.5 mil millones de pesos en el último lustro registrado, esto es, entre el 2013-2018.

En esta cifra agregada, destaca el dinamismo del cuantioso monto ejercido por los cableros al registrar un coeficiente de crecimiento acumulado de 60.7%, superior a la trayectoria de inversiones de los operadores móviles (tradicionales y virtuales/OMV) y aquellos fijos, cuya evolución en números registró 38.9 y -67.1%, respectivamente.

Este ejercicio abundante de inversiones ha abonado a consolidar la robustez de las redes fijas, a dar soporte al creciente tráfico que experimentan, y en estos días, también habilita la continuidad en la provisión de los servicios en situaciones de emergencia, en beneficio especialmente de los hogares en la base de la pirámide social. De esta forma, se constituye una vía de apoyo a esta situación de crisis, en la que, en coordinación con el IFT, se busca mitigar los impactos económicos negativos para los hogares más desfavorecidos.

La consigna constitucional de garantizar el derecho universal de acceso a la conectividad es también un mandato que buscan cumplir los operadores. Por ello, tiene lugar esta iniciativa, a la vez que se da continuidad a las inversiones en el despliegue y desarrollo de redes.

Con todo, se evidencia que la promoción de la competencia efectiva y la generación de incentivos a la inversión en infraestructura son necesarias para garantizar el continuo acceso y mejora en la calidad de los servicios fijos.

Pero, adicionalmente, se requiere contar con éstos para hacer llegar la conectividad a todos los rincones del país, erradicar el déficit de infraestructura que aún padecemos y hacer extensible el acceso al cúmulo de aplicaciones de productividad, comunicación, educación y entretenimiento que habilita Internet, pero para todos los mexicanos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here