En qué consiste la nueva misión con astronautas de SpaceX

Este domingo, 31 de octubre, SpaceX envía al espacio a la nueva tripulación de astronautas. ¿Qué objetivos científicos tienen?

140

Hipertextual-Desirée Pozo

SpaceX volverá a enviar esta semana, si todo sale según lo previsto, a cuatro nuevos astronautas a la Estación Espacial Internacional (EEI) en su misión Crew-3. El lanzamiento se producirá este domingo, 31 de octubre. En la Crew Dragon de SpaceX irán cuatro astronautas que tendrán que hacer varios experimentos científicos, según ha informado la NASA.

Los nuevos habitantes de la EEI serán el comandante de la misión Raja Chari, el piloto Tom Marshburn y la especialista de la misión Kayla Barron; además del astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA) Matthias Maurer.

Los cuatro pasarán alrededor de seis meses en la Estación Espacial Internacional. Tras este tiempo, volverán a la Tierra probablemente también gracias a SpaceX. Estos primeros días, además, compartirán estancia con las dos tripulaciones que hay a bordo en estos momentos.

Experimentos científicos en la Estación Espacial Internacional

Los astronautas que viajarán con SpaceX al espacio no van a descansar ni un segundo en la EEI. De hecho, tienen unos horarios muy apretados, entre el ejercicio y los experimentos científicos que tienen que llevar a cabo. También tendrán que probar diferentes tecnologías en desarrollo que podrían llegar al resto de ciudadanos en el futuro.

Durante los próximos seis meses se dedicarán en cuerpo y alma a la investigación en el espacio. Pero veamos algunos de estos experimentos y nuevas tecnologías que tendrán que poner a prueba.

Sistema de guiado por vídeo de smartphone

“El sistema de guiado por vídeo del teléfono inteligente (SVGS), creado en colaboración con el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Huntsville (Alabama) y el Instituto Tecnológico de Florida en Melbourne, está a punto de ser probado en la estación espacial”, comenta la NASA en el comunicado de prensa. El SVGS es una aplicación comercial de bajo coste diseñada para encontrar y capturar automáticamente naves espaciales. En la EEI se probará en la instalación Astrobee, “que utiliza robots que vuelan libremente para probar nuevas tecnologías y programas informáticos”.

Explicado así puede parecer que no es una tecnología muy importante; pero sí lo es, ya que en el futuro se podría utilizar en CubeSats u otros satélites pequeños. Así lo explica el doctor Héctor Gutiérrez, del Instituto de Tecnología de Florida e investigador principal del SVGS:

“Los factores clave que hacen que el SVGS sea atractivo para las aplicaciones de los satélites pequeños también lo hacen para las misiones de exploración humana, en las que las naves espaciales de la tripulación necesitan acoplarse a una variedad de plataformas. El nicho de un sensor de operaciones de proximidad para aplicaciones espaciales está actualmente abierto. La demostración del SVGS en la EEI es un hito importante para posicionar el SVGS en ese papel”.

Mejorar la dieta en el espacio y la EEI

La alimentación es una de esas cosas de las que no nos podemos olvidar. Ni aunque estemos en el espacio. Es cierto que allí se come diferente; pero es que en la EEI todo es distinto. Y es que sabemos que los vuelos espaciales pueden afectar al sistema inmunitario. Por tanto, mejorar las dietas podría mejorar “la función inmunitaria y el microbioma intestinal y si esas mejoras pueden ayudar a las tripulaciones a adaptarse mejor a los vuelos espaciales”, comenta la NASA.

Comprender los efectos de los alimentos en la fisiología en microgravedad “puede ayudar a los científicos a seguir mejorando la dieta de los vuelos espaciales y la salud de la tripulación”, añade la agencia. Para ello, los astronautas recogerán muestras biológicas que proporcionarán datos a los investigadores en la Tierra para continuar haciendo estos estudios sobre cómo afectan los cambios en la dieta a la vida en microgravedad.

Cultivar nanocristales

Desde que la tripulación 3 de SpaceX llegue hasta que la tripulación 2 se marche de la EEI, se van a cultivar nanocristales. “El estudio pretende aprovechar esta rapidez y la microgravedad para cultivar un lote de nanocristales casi perfectos de ARN riboswitch, responsable de activar y desactivar genes individuales”. Tras la llegada a Tierra, se analizarán rápidamente los nanocristales con el Láser de Electrones Libres de Rayos X (XFEL), “una potente tecnología de imagen atómica que permite crear una película de los cambios estructurales que tienen lugar durante un proceso crítico que dura sólo milisegundos”.

¿Pero para qué? La NASA explica que los resultados “podrían ayudar a los investigadores a comprender mejor el proceso de cambio de genes”. También sirve, por supuesto, para mejorar la propia tecnología XFEL, que en el futuro podría aplicarse en biotecnología y medicina.

Monitorización de la salud y ejercicio más eficiente

Los investigadores de la NASA monitorizan la salud de los astronautas en todo momento; ahora probarán nuevas mediciones fisiológicas, psicológicas y químicas para cuantificar la salud y el rendimiento de los astronautas.

Como decíamos antes, la salud de los astronautas puede verse alterada por los viajes espaciales. Por eso es tan importante estar pendientes de ella y por lo que se hacen investigaciones, sobre todo pensando en el futuro de la exploración humana. Para ello se hacen mediciones biológicas “para caracterizar los efectos de vivir y trabajar en el espacio”. Estas medidas estándar “incluyen mediciones fisiológicas, psicológicas y químicas que cuantifican la salud y el rendimiento de la tripulación o del sujeto antes, durante y después del vuelo”, indica la NASA. Esto es importante porque nos ayuda a entender cómo el cuerpo humano se adapta a la microgravedad.

Por otra parte, la ESA también quiere investigar sobre cómo hacer más eficaz el ejercicio en el espacio. Y es que los astronautas hacen todos los días dos horas y media de actividad física para evitar que sus músculos se atrofien y la pérdida de masa ósea. “El estudio EasyMotion de la ESA quiere aumentar la eficacia de este ejercicio mediante la estimulación muscular eléctrica (EMS)”. Esta técnica consiste en aplicar impulsos eléctricos a los músculos para su fortalecimiento. Todo con la idea de que el ejercicio sea más eficaz. Para comprobar que esta técnica funciona, Maurer utilizará un traje EMS especializado para complementar su “programa de ejercicios de carrera, ciclismo y entrenamiento de fuerza”.

Este es un nuevo viaje a la Estación Espacial Internacional de SpaceX, la empresa de Elon Musk. Lleva desde mayo de 2020 enviando astronautas a la estación y obtuvo la certificación para ello el pasado mes de noviembre. Esta es una nueva aventura para la compañía de Musk, para la NASA y para los cuatro nuevos astronautas que vivirán en el espacio los próximos meses. Y que tendrán mucho trabajo que hacer.

SpaceX volverá a enviar esta semana, si todo sale según lo previsto, a cuatro nuevos astronautas a la Estación Espacial Internacional (EEI) en su misión Crew-3. El lanzamiento se producirá este domingo, 31 de octubre. En la Crew Dragon de SpaceX irán cuatro astronautas que tendrán que hacer varios experimentos científicos, según ha informado la NASA.

Los nuevos habitantes de la EEI serán el comandante de la misión Raja Chari, el piloto Tom Marshburn y la especialista de la misión Kayla Barron; además del astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA) Matthias Maurer.

Los cuatro pasarán alrededor de seis meses en la Estación Espacial Internacional. Tras este tiempo, volverán a la Tierra probablemente también gracias a SpaceX. Estos primeros días, además, compartirán estancia con las dos tripulaciones que hay a bordo en estos momentos.

Experimentos científicos en la Estación Espacial Internacional

Los astronautas que viajarán con SpaceX al espacio no van a descansar ni un segundo en la EEI. De hecho, tienen unos horarios muy apretados, entre el ejercicio y los experimentos científicos que tienen que llevar a cabo. También tendrán que probar diferentes tecnologías en desarrollo que podrían llegar al resto de ciudadanos en el futuro.

Durante los próximos seis meses se dedicarán en cuerpo y alma a la investigación en el espacio. Pero veamos algunos de estos experimentos y nuevas tecnologías que tendrán que poner a prueba.

Sistema de guiado por vídeo de smartphone

“El sistema de guiado por vídeo del teléfono inteligente (SVGS), creado en colaboración con el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Huntsville (Alabama) y el Instituto Tecnológico de Florida en Melbourne, está a punto de ser probado en la estación espacial”, comenta la NASA en el comunicado de prensa. El SVGS es una aplicación comercial de bajo coste diseñada para encontrar y capturar automáticamente naves espaciales. En la EEI se probará en la instalación Astrobee, “que utiliza robots que vuelan libremente para probar nuevas tecnologías y programas informáticos”.

Explicado así puede parecer que no es una tecnología muy importante; pero sí lo es, ya que en el futuro se podría utilizar en CubeSats u otros satélites pequeños. Así lo explica el doctor Héctor Gutiérrez, del Instituto de Tecnología de Florida e investigador principal del SVGS:

“Los factores clave que hacen que el SVGS sea atractivo para las aplicaciones de los satélites pequeños también lo hacen para las misiones de exploración humana, en las que las naves espaciales de la tripulación necesitan acoplarse a una variedad de plataformas. El nicho de un sensor de operaciones de proximidad para aplicaciones espaciales está actualmente abierto. La demostración del SVGS en la EEI es un hito importante para posicionar el SVGS en ese papel”.

Mejorar la dieta en el espacio y la EEI

La alimentación es una de esas cosas de las que no nos podemos olvidar. Ni aunque estemos en el espacio. Es cierto que allí se come diferente; pero es que en la EEI todo es distinto. Y es que sabemos que los vuelos espaciales pueden afectar al sistema inmunitario. Por tanto, mejorar las dietas podría mejorar “la función inmunitaria y el microbioma intestinal y si esas mejoras pueden ayudar a las tripulaciones a adaptarse mejor a los vuelos espaciales”, comenta la NASA.

Comprender los efectos de los alimentos en la fisiología en microgravedad “puede ayudar a los científicos a seguir mejorando la dieta de los vuelos espaciales y la salud de la tripulación”, añade la agencia. Para ello, los astronautas recogerán muestras biológicas que proporcionarán datos a los investigadores en la Tierra para continuar haciendo estos estudios sobre cómo afectan los cambios en la dieta a la vida en microgravedad.

Cultivar nanocristales

Desde que la tripulación 3 de SpaceX llegue hasta que la tripulación 2 se marche de la EEI, se van a cultivar nanocristales. “El estudio pretende aprovechar esta rapidez y la microgravedad para cultivar un lote de nanocristales casi perfectos de ARN riboswitch, responsable de activar y desactivar genes individuales”. Tras la llegada a Tierra, se analizarán rápidamente los nanocristales con el Láser de Electrones Libres de Rayos X (XFEL), “una potente tecnología de imagen atómica que permite crear una película de los cambios estructurales que tienen lugar durante un proceso crítico que dura sólo milisegundos”.

¿Pero para qué? La NASA explica que los resultados “podrían ayudar a los investigadores a comprender mejor el proceso de cambio de genes”. También sirve, por supuesto, para mejorar la propia tecnología XFEL, que en el futuro podría aplicarse en biotecnología y medicina.

Monitorización de la salud y ejercicio más eficiente

Los investigadores de la NASA monitorizan la salud de los astronautas en todo momento; ahora probarán nuevas mediciones fisiológicas, psicológicas y químicas para cuantificar la salud y el rendimiento de los astronautas.

Como decíamos antes, la salud de los astronautas puede verse alterada por los viajes espaciales. Por eso es tan importante estar pendientes de ella y por lo que se hacen investigaciones, sobre todo pensando en el futuro de la exploración humana. Para ello se hacen mediciones biológicas “para caracterizar los efectos de vivir y trabajar en el espacio”. Estas medidas estándar “incluyen mediciones fisiológicas, psicológicas y químicas que cuantifican la salud y el rendimiento de la tripulación o del sujeto antes, durante y después del vuelo”, indica la NASA. Esto es importante porque nos ayuda a entender cómo el cuerpo humano se adapta a la microgravedad.

Por otra parte, la ESA también quiere investigar sobre cómo hacer más eficaz el ejercicio en el espacio. Y es que los astronautas hacen todos los días dos horas y media de actividad física para evitar que sus músculos se atrofien y la pérdida de masa ósea. “El estudio EasyMotion de la ESA quiere aumentar la eficacia de este ejercicio mediante la estimulación muscular eléctrica (EMS)”. Esta técnica consiste en aplicar impulsos eléctricos a los músculos para su fortalecimiento. Todo con la idea de que el ejercicio sea más eficaz. Para comprobar que esta técnica funciona, Maurer utilizará un traje EMS especializado para complementar su “programa de ejercicios de carrera, ciclismo y entrenamiento de fuerza”.

Este es un nuevo viaje a la Estación Espacial Internacional de SpaceX, la empresa de Elon Musk. Lleva desde mayo de 2020 enviando astronautas a la estación y obtuvo la certificación para ello el pasado mes de noviembre. Esta es una nueva aventura para la compañía de Musk, para la NASA y para los cuatro nuevos astronautas que vivirán en el espacio los próximos meses. Y que tendrán mucho trabajo que hacer.