En medio de los desacuerdos prolongados entre Telecom Italia (TIM) y Open Fiber para integrar una sola red de fibra en el país europeo, el presidente Ejecutivo de Enel ―propietaria de la segunda compañía en conjunto con Cassa Depositi e Prestiti (CDP)―, Francesco Starace, dijo que cualquier red de fibra ultrarrápida debe ser independiente de los operadores que ofrecen servicios finales.

Así, Starace vuelve a cerrar la puerta a la fusión de las unidades de fibra. Las empresas han estado en negociaciones desde junio del año pasado, sin poder lograr un acuerdo sobre los términos de la transacción, pese a que el gobierno italiano ha presionado para que el plan salga a flote. El directivo ha dicho antes que no considera a este asunto una prioridad y no tiene apremio para vender pronto su participación en Open Fiber.

Por el contrario, este jueves señaló que se encuentra más interesado en seguir expandiendo el despliegue de fibra con la firma mayorista “y mantener la red separada de los jugadores que brindan servicios a los clientes finales”, refiriéndose a TIM.

Un año después de que iniciaron las conversaciones entre Open Fiber y Telecom Italia, lograr un convenio para que el país tenga una sola red de fibra se vuelve más complicado y podría terminar por estancarse. CDP y Enel no han establecido cuál sería el precio más adecuado de sus acciones; tampoco han resuelto con TIM los temas de gobernanza, pues este no quiere renunciar al control de la red.

La posición de Telecom Italia es que cualquier red de banda ancha debe ser controlada por un jugador integrado verticalmente, porque los modelos mayoristas han demostrado ‘ser un fracaso’, lo cual contrasta con la postura de Open Fiber, que cree que el modelo mayorista es el más adecuado para afrontar las inversiones futuras en fibra.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here