En entrevista para el programa Ecosistema Digital 5G, Enrique Carrier, analista y socio fundador de Carrier y Asociados, aseguró que “5G tiene el potencial de facilitar el cierre de la brecha digital”. Aunque aclaró que las brechas que se dan en América Latina responden a cuestiones estructurales de los distintos países, y que la tecnología sola no los va a resolver.

“Hoy se puede tener un acceso de gran ancho de banda fijo a través de tecnologías inalámbricas, eso agiliza y minimiza los costos de despliegue, lo que por ahí puede ser más factible para llegar a sectores que no tienen acceso. Pero esto es como un sistema que, porque tenga una pata, en este caso la tecnológica, no va a ser suficiente. Después hay muchas otras cosas que son políticas, económicas o sociales, con las cuales hay que trabajar”.

Afirmó que 5G es una tecnología interesante y prometedora, pero que “hay que moderar sus expectativas” por el tiempo que puede demorar.

“Es bastante común que la gente piense que el 5G está a la vuelta de la esquina y que a partir de eso vamos a disfrutar de todos los beneficios. Yo creo que va a ser un proceso no inmediato. Es importante tener en claro que hacen falta varios pasos previos para disfrutar de 5G en toda su magnitud”.

Agregó que, en un primer momento, los usuarios de smartphones serán los que menos vean las ventajas de 5G porque las capacidades y velocidades de la tecnología ya se pueden lograr en el Wi-Fi y todavía no hay aplicaciones que aprovechen al máximo la capacidad 5G, como la Realidad Aumentada o Virtual.

“Lo más trascendente de 5G es que impacta en la conectividad, no ya de las personas, sino de las cosas, entonces ahí el smartphone no juega un rol importante. Estamos hablando de una sustitución de la banda ancha fija cableada por una banda ancha fija inalámbrica, y después está el universo del IoT y las ciudades inteligentes, que van a ser objetos que van a estar conectados.

“El impacto de 5G va a ser por el lado de los objetos y también llevará un tiempo de maduración, no sólo de aparición de dispositivos, sino también de plataformas para que estos objetos se conecten y hagan su trabajo”.

Destacó que uno de los beneficios que traerá el 5G será la mayor densidad de dispositivos conectados simultáneamente en un área específica, lo que se va a poder apreciar en lugares de gran concentración.

El analista consideró que para conectar a la industria “todavía hay más pasos previos”, ya que implica revisar procesos de producción y comerciales, y “es un trabajo que requiere mucho estudio porque son procesos específicos de cada actividad y de cómo funciona cada empresa. “Que esté la tecnología no significa que inmediatamente se pueda aplicar, va a haber un trabajo puertas adentro de las empresas. Pero cuando esté hecho, implicará un cambio importante”, mencionó.

Al ser consultado por los retos de la nueva tecnología, Carrier detalló que una tarea previa antes de empezar a desplegar las redes es identificar el espectro y arreglar las asimetrías de conectividad: “En América Latina tenemos unos problemas que no nacen con 5G, sino que son previos, que tienen que ver con las asimetrías en cuanto a la conectividad tanto social como geográficas. Otro reto son las grandes inversiones, no sólo por el lado de los operadores, sino también en el caso de los usuarios o empresas que necesitarán invertir en equipamiento e ingeniería”, expresó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here